Negocios públicos

Macri-Fernández: la guerra de los relatos

  

06/12/2019 | 11:56

Carlos Sagristani

Carlos Sagristani

La transición cierra con una renovada guerra de relatos. Es una guerra simbólica por imponer una interpretación del ciclo político que finaliza.

En las guerras simbólicas, como en las reales, la verdad suele salir dañada u oscurecida. Para la política no es lo relevante. La verosimilitud importa más que la verdad. El objetivo del relato es persuadir, generar aprobación social.

En tiempos electorales la meta obvia es la caza de votos para conquistar o retener el poder.

En el ejercicio del poder la aquiescencia pública es un sostén básico. Se construye con gestión y también con narrativa. “Gobernar es persuadir”, definía Perón.

Todo relato eficaz enraíza en el pasado. Evoca épocas doradas o, por el contrario, previene el riesgo del fracaso propio arrojando culpas sobre el fracaso ajeno.

Macri omitió ese capítulo del manual. “Nunca explicó con crudeza la crisis asintomática que heredó”, le enrostra su amigo de otros tiempos Carlos Melconian.

Si bien el economista le reprocha también la “mala praxis” posterior, entiende que si cumplía aquel ritual tal vez hubiera podido amortiguar el desgaste y aun el costo de sus propios errores.

Para el kirchnerismo, en cambio, la exaltación de la herencia negativa es un dogma de la práctica política.

“Tierra arrasada”, bajó línea Axel Kicillof la noche del triunfo electoral. "Tierra arrasada”, tituló el futuro funcionario K Tristán Bauer su documental sobre el ciclo macrista. Es el primer ataque en la nueva “batalla cultural”.

Cambiemos careció hasta de un discurso coherente para exponer y defender el rumbo y las medidas de su Gobierno. No hizo política, en el sentido clásico.

Confió la comunicación al laboratorio de Marcos Peña y Jaime Durán Barba. En gran medida sustituyó el debate en el espacio público por una guerrilla de trolls en las redes sociales.

Macri detectó tardíamente la insuficiencia de esa estrategia. Fue después de las PASO. Descubrió las movilizaciones, la palabra pública, el encuentro cara a cara como herramientas para empatizar con la base electoral.

Su último acto de Gobierno fue la primera cadena de radio y TV. Intentó allí plasmar un relato articulado de su gestión que, en el epílogo, sólo convence a los convencidos.

En las guerras simbólicas, como en las reales, la verdad suele salir dañada u oscurecida. Para la política no es lo relevante. La verosimilitud importa más que la verdad. El objetivo del relato es persuadir, generar aprobación social

Por supuesto, dedicó la mayor parte del tiempo a inventariar logros.

Priorizó algunos progresos en la institucionalidad democrática, tal vez lo que más valoran quienes lo acompañaron en las calles y en las urnas en la etapa final. Subrayó el clima de libertad, el acatamiento de fallos de la Justicia que el Gobierno anterior ignoró, el nuevo INDEC, el respeto a las reglas del federalismo.

Destacó el ambicioso plan de obra pública –trunco por el ajuste del último año–, a precios muy inferiores a los del Gobierno K, la “revolución de los aviones”, las mejoras ferroviarias y la baja en los costos de operación portuaria. Datos claves, estos últimos para una mayor competitividad sistémica de la economía.

En este tipo de piezas retóricas, el nivel de desarrollo de los temas suele ser inversamente proporcional a su importancia. También la dosis de autocrítica.

Sucedió con el balance de la gestión económica. Cuando la realidad es tan crítica se impone a cualquier ocultamiento o maquillaje dialéctico.

“Durante dos años quisimos resolver los problemas de a poco, pero nos pusimos nosotros mismos en una situación frágil”, reconoció el Presidente.

Módico mea culpa para el tamaño del fracaso en el intento de resolver los problemas de fondo de la economía. El ciclo cierra con la mayor inflación y la recesión más prolongada de la década. Una profundización de los cuatro años previos de estancamiento.

Lo peor de la estanflación fueron las consecuencias sociales: caída del salario real, aumento de la desocupación, precarización del empleo. Con el efecto devastador del 40,8% de pobreza relevado por la UCA.

Tal vez, la medición del INDEC sea algo inferior, como predijo el titular del organismo, Jorge Todesca. De todos modos será también el peor de la década.

La discusión sobre el sesgo político que se le atribuye a la oportunidad del informe de la UCA parece trivial si se lo compara con la realidad que refleja.

Macri afirmó que deja mejores cimientos para que la economía vuelva a crecer. Es una verdad parcial. 

Redujo a la mitad el rojo fiscal que recibió. Revirtió el grave déficit energético. Y dejó un superávit comercial externo, aunque acentuado por un desplome de las importaciones consistente con la recesión.

Deja también un lastre poderoso. La duplicación de la deuda para financiar los déficits viejos y nuevos. Y una grave crisis de confianza de los mercados que, aunque se pontenció por la incertidumbre sobre la nueva gestión, se montó sobre la fragilidad financiera previa.

Levantó el cepo y debió reimplantarlo, recargado. Canceló el default con los holdouts y deja un default selectivo. Y un país sin crédito. A veces los hechos tienen tanta o mayor fuerza simbólica que las palabras.

Todo indica que las hostilidades retóricas van a escalar. No frenarlas a tiempo puede bloquear consensos necesarios para una salida sustentable de la crisis. Es un aprendizaje pendiente. 

Por ahora, la pulsión de poder manda.

Te puede interesar

Crudo informe de la UCA

El titular del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica (UCA) consideró que la promesa de Macri "fue un artificio comunicacional de concreción imposible".

Primera cadena nacional

El analista indicó a Cadena 3 que las explicaciones las debió dar en la gestión y no al término. Cuestionó el uso de la cadena nacional para anunciar qué hará como líder opositor.

Redes sociales

El presidente electo respondió saludos poco antes del anuncio de su Gabinete.

Nuevo Gobierno

El académico, de 37 años, es investigador de la Universidad de Columbia de Nueva York. Es colaborador de Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía.

Lo último de Política y Economía

Polémicas declaraciones

En declaraciones a Radio Rivadavia, el ex presidente volvió a insistir este sábado en que el primer mandatario "no está bien" y señaló que "no quiere ayuda". 

Audio

Escandalosas declaraciones

A pesar del pedido de disculpas del ex presidente, la comunidad científica se mostró molesta por la minimización de la enfermedad que realizó el mandatario.

Segunda ola de coronavirus

Las disposiciones sanitarias del Gobierno provincial comenzaron a aplicarse desde la cero de este sábado y continuarán hasta el viernes 2 de julio, inclusive. En la nota, los detalles.

Atentando a la AMIA

La Justicia aceptó hacer una audiencia para decidir sobre el pedido de nulidad presentado por la vicepresidenta en la causa por el memorándum de entendimiento en la investigación del acto terrorista. 

Paritarias

El incremento se abonará en tres pagos y también se determinó una cláusula de revisión en febrero de 2022. El sindicato cerró el trato con las tres Cámaras Empresariales, FAETyL, CATAC y FADEEAC.

Lo más visto

Audio

Segunda ola de coronavirus

Se trata de una infección que puede ser mortal. Comenzó a asociarse al Covid-19 en la India. La tasa de mortalidad entre los contagiados es del 50%. Argentina reportó su primera muerte esta semana.

Segunda ola de Covid-19

Con este reporte suman 88.742 los fallecidos registrados oficialmente a nivel nacional y 4.258.394 los contagiados desde el inicio de la pandemia.

Segunda ola de coronavirus

Las disposiciones sanitarias del Gobierno provincial comenzaron a aplicarse desde la cero de este sábado y continuarán hasta el viernes 2 de julio, inclusive. En la nota, los detalles.

Horror en Mendoza

Sucedió anoche en una vivienda de Godoy Cruz. Los fallecidos son un matrimonio y tres niños. El único sobreviviente, un pequeño de pocos días de vida, fue internado en grave estado.

Insólito

La mamá le prestó el aparato para entretenerlo. Días después, se enteró que el niño de 10 meses había gastado una fortuna.

Ahora