Política esquina economía

La tentación de jugar con fuego con la agroindustria

El único sector eficiente capaz de alimentar, traer dólares y subsidiar a otros está bajo ataque. El gobierno lo pinta como privilegiado, pero está ahogado.  

03/03/2020 | 06:32

Adrián Simioni

Adrián Simioni

Por estos días, el gran tema en Cuba es el arroz. El cereal es un pilar de la alimentación cubana y ahora se ha sumado a la lista de productos escasos. Cuba sólo produce 40% del arroz que consume, como sucede con gran parte de su alimentación. Y la caída de la ayuda venezolana ha hecho el resto. El régimen también culpa al embargo estadounidense (aunque uno piensa que, si enarbola el comunismo, a Cuba, lejos del diablo capitalista, debería irle mejor, no peor).

El tema está tan en agenda que el presidente, Miguel Díaz Canel, dio a entender hace poco que debería reconocerse el mérito del gobierno de ser capaz de importar arroz para 11 millones de cubanos. Se reportan colas de hasta 6 horas para comprarlo, con cantidades límites por persona y ya no se consigue en todas las tiendas en que se lo encontraba. Lo cierto es que desde hace décadas Cuba es incapaz de producir los alimentos que consume. El colmo fue en 2018, cuando tuvo que importar nada menos que azúcar desde Francia. El arroz se ha agregado a una lista enorme.

Mientras, el gobierno, la burocracia y las empresas estatales y paraestatales se hunden bajo un océano de “planes” que fallan desde 1959, “metas” que nunca se cumplen y un menú infinito de idealizaciones en las que cada cubano va a producir su propia “agricultura urbana, suburbana y periurbana”. Es todo verso puro.

Si los cubanos pudieran trabajar con la misma energía con que sus oficinistas encuentran nombres para bautizar sus estrategias y programas, Cuba exportaría alimentos. Pero no pueden hacerlo. El populismo extremo de décadas los ha inmovilizado. Sin capital, sin conocimientos, sin tecnología y acostumbrados a sobrevivir con las migajas que logra repartir el régimen y las remesas que envían los millones de exiliados, los cubanos parecen atrapados en la miseria.

Argentina está muy lejos de ser Cuba. Pero está jugando con fuego alrededor del único complejo industrial que funciona sin subsidios y que, al contrario, es expoliado para financiar a otros. Estamos hablando del sector agroalimentario, que va desde la producción de químicos, herramientas y otros insumos para producir granos hasta la distribución de alimentos en los supermercados.

Una Argentina de “vivos” y “bobos”

En la única y mezquina alusión a la inflación que hizo Alberto Fernández ante el Congreso, el Presidente limitó el problema a los precios de los alimentos, como si los demás precios de la economía no subieran. Y también lo circunscribió a un problema de conductas delictivas: “Vamos a usar todas las herramientas legales”, dijo.

Y con una superficialidad que le desconocíamos alentó peligrosamente diagnósticos simplistas que sólo pueden alimentar odios y revanchismos. “Vamos a exigirles total responsabilidad a los formadores de precios. Argentina no resiste más el abuso de quienes preservan su rentabilidad a costa de consumidores condenados a pagar sus excesos preventivos”, dijo.

“Debemos terminar con la Argentina de los vivos que se enriquecen a costa de los pobres bobos que estamos condenados a pagar lo que consumimos”, agregó.

La verdad, es que Fernández es inteligente. No puede ignorar que los precios de los alimentos suben al igual que todos los demás. Que las mismas empresas que en Argentina remarcan, en otros países no lo hacen. Que los precios suben en las góndolas de lo que el kirchnerismo llama “formadores de precios”, pero también en el almacén de la esquina. Que el alimentario es el sector menos monopólico del país. Y, que, por todas esas razones, la inflación responde a problemas macro, a políticas fiscales y monetarias que dependen de él, no a caprichos de los supermercados.

Sin embargo, el presidente opta por seguir construyendo un chivo expiatorio. Es muy peligroso.

Ese es el caldo de cultivo en el que se multiplican iniciativas como la ley de góndolas, basadas en el supuesto estúpido de que los supermercados no quieren se niegan a ganar plata vendiendo productos buenos y baratos de la “economía popular”. Como no lo hacen, los van a forzar, con un intervencionismo ciego y decidido a ignorar leyes del mercado.

La utopía del desabastecimiento

En ese marco, los electrones libres entre los que se loteó el Ministerio de Desarrollo Social y parte del Ministerio de Agricultura pujan por sus propias agendas, cargadas de “estrategias”, “programas” y “planes” que parecen salidos del Manual Cubano del Desabastecimiento Prolongado.

No sólo están quienes quieren que el Estado se quede con la cerealera Vicentín aprovechando los créditos sospechosos (por su escala) que ese grupo recibió del Banco Nación hasta quienes.

También hay funcionarios como Rafael Klejzer, de la Dirección Nacional de Comercialización y Abastecimiento, que anuncian que el Gobierno va a crear una Empresa Nacional de Alimentos, algo que podría hacer palidecer a las Juntas Nacionales de Granos que estancaron las cosechas del país por 50 años.

Y se multiplican alegremente, sobre todo en el conturbado bonaerense, cooperativas, empresas recuperadas y productores de la “economía popular” que reciben subsidios multimillonarios de tortas de impuestos que ellas no pagan. Están multiplicando una competencia desleal para un sector que está lejos de vivir en el paraíso que el Presidente describe en sus discursos.

Sin rentabilidad y endeudados

Gran parte de la producción alimentaria de base (la agricultura) está a punto de quedar fuera de equilibrio con una nueva suba de retenciones. Gonzalo Agusto, de la Bolsa de Cereales de Córdoba, ha calculado que con la retención de 33% la rentabilidad del productor cordobés caería del 3,5% actual al 0,5% para la soja de primera. Y la soja sería rentable sólo en cinco departamentos de la provincia.

Los proveedores de insumos y acopiadores también lo sienten. Los Grobo exhibieron en su último balance parcial pérdidas por más de 300 millones de pesos en seis meses.

Pero además está gravemente dañada la industria alimentaria (aceitera, cárnica, láctea, etc). No sólo Vicentín está en concurso de acreedores. Molino Cañuelas lleva más de un año negociando su deuda de 1.400 millones de dólares con sus acreedores. Molinos Río de la Plata informó que en 2019 perdió 1.006 millones de pesos.

Crear la fantasía de que cuatro vivos la están levantando en pala a costa de millones de bobos puede ayudar a quitarse de encima la responsabilidad por la inflación. Pero en el mediano plazo puede hacerte responsable de cosas mucho más graves. Ojalá Fernández lo sepa.

Te puede interesar

Apertura de sesiones

En su discurso el Presidente habló de los compromisos del gobierno para el control de la inflación y advirtió que hay "un claro rumbo económico en el Nuevo Contrato de Ciudadanía Social".

Tensión en el agro

El economista de la Bolsa de Cereales de Córdoba dialogó con Cadena 3 y se refirió al impacto que tendría el aumento de las retenciones en las cuentas de la provincia.

Relación Provincia-Nación

Lo aseguró el ministro de Infraestructura, Ricardo Sosa, uno de los hombres más cercanos a Schiaretti. Además, dijo que el discurso de Fernández en la apertura de sesiones fue "razonable y moderado".

Nuevo gobierno

Anunció 4 leyes que ya había anunciado en diciembre. A los únicos que les queda claro que hay un gobierno es a los jubilados achatados y al campo, que va por el segundo impuestazo en tres meses.

Lo último de Política y Economía

Audio

Anticipo Cadena 3

Desde Casa Rosada, informaron que la medida está orientada a contener la presión sobre los precios, que se viene registrando en los últimos meses. 

Audio

Paritaria en el transporte

El incremento salarial se irá abonando en mayo, junio y septiembre. En ese último mes, el sueldo llegará a los $ 90 mil. También se convino el pago de un bono no remunerativo de $ 30 mil en cinco veces. 

Audio

Inflación en alza

El vicepresidente de CRA, Gabriel de Raedemaeker, dijo a Cadena 3 que el Gobierno le mintió al campo. “Suspender exportaciones es una medida de corto plazo para las elecciones, pero con consecuencias nefastas”, afirmó. 

Audio

Crisis por coronavirus

Marco Gennaro, vocero de la multisectorial de las actividades afectadas, dijo a Cadena 3 que la solicitud se radicó este lunes a raíz de un posible anuncio de restricciones.

Audio

Crisis económica

Lo precisó el economista Bruno Panighel en diálogo con Cadena 3. "El Estado gastó más de lo que recaudó; urge un plan macroeconómico con un presupuesto equilibrado", apuntó.

Comentarios

Lo más visto

Tragedia en Córdoba

Se trata del conductor que embistió a alta velocidad a dos autos y causó dos muertes. 

Audio

3

Tragedia en Córdoba

Ocurrió a la altura del cruce con avenida Fuerza Aérea. Imputaron al conductor del automóvil que embistió a alta velocidad a otros dos que estaban frenados en la banquina. Hay una mujer herida. 

Investigación en Salta

El extraño episodio se produjo en la madrugada del sábado en el motel "La Siestita", situado en la zona de Villa María Ester.

Conmoción en Brasil

Se trata del brasileño MC Kevin. Las hipótesis señalan que fue un accidente. Hace apenas dos semanas se había casado y dio su último show el sábado en Río de Janeiro.

Audio

Conmoción en la capital

La víctima era contacto estrecho de su padre con coronavirus. Falleció por una cardiopatía. “Todo está todavía en análisis”, dijo a Cadena 3 el director del Hospital de Niños, Juan Ledesma.

Ahora

Audio

Anticipo Cadena 3

Desde Casa Rosada, informaron que la medida está orientada a contener la presión sobre los precios, que se viene registrando en los últimos meses. 

Tragedia en Córdoba

Se trata del conductor que embistió a alta velocidad a dos autos y causó dos muertes. 

La muerte del "10"

El neurocirujano Leopoldo Luque se refirió al audio que se había filtrado con una despectiva frase en el momento del deceso del astro. "No tengo miedo de ir preso", dijo sobre la causa judicial en que está involucrado.

Segunda ola de Covid-19

La provincia acumula, desde el inicio de la pandemia, 3.605 muertos y 259.356 casos. La ocupación promedio de camas de terapia intensiva para esta enfermedad es de 43,5%.