La fama es puro cuento

Odio mi memoria

"No puedo recordar el gol de Caniggia a Brasil. Con siete años, el de Italia ''90 fue mi primer Mundial consciente y sólo tengo algunos recuerdos, como chispazos...". Leé o escuchá el cuento completo. 

12/07/2020 | 14:48

Mauricio Coccolo

Mauricio Coccolo

Odio mi memoria porque no puedo recordar el gol de Caniggia a Brasil. Con siete años, el de Italia ''90 fue mi primer Mundial consciente y solo tengo algunos recuerdos, como chispazos.

Treinta años después sigo haciendo fuerza, pero no puedo encontrar el momento del gol más gritado en la historia de la Selección. Qué lindo sería recordar lo que queremos y no solo lo que podemos. Llevamos tantas cosas guardadas —y revueltas— en la mochila del pasado, algunas que ni siquiera sabíamos que estaban ahí, pero siempre falta justo esa que más nos gustaría tener.

/Inicio Código Embebido/

Mirá también

La fama es puro cuento

/Fin Código Embebido/

De todas las técnicas que existen para ordenar los recuerdos, el fútbol es una de las mejores. Muchos no retenemos qué comimos hace dos días, pero es imposible que olvidemos la fecha de un gol importante, y eso nos ayuda a ubicarnos en el tiempo.

Algunos necesitamos frenar, pensar y sumar, para completar la tabla del 7, pero podemos enumerar de corrido sedes y campeones de todos los Mundiales desde Uruguay. ¿Para qué tenemos esos datos almacenados en algún lugar de la cabeza, ocupando espacio? No lo sabemos, pero están ahí.

Además, usamos a los Mundiales como mojones: dónde vivíamos en el 90, la pieza en la que lloramos por el doping de Diego en el 94, las juntadas con amigos en un garaje durante el 98, el televisor gigante que compró papá para el 2002. Y así sucesivamente.

Cuando crecemos perfeccionamos esa locura de recordar según los partidos de fútbol y podemos agregar detalles más finos: el casamiento de Laura fue el sábado previo al clásico que Boca le ganó a River en la Bombonera, con goles de Guillermo y Delgado, de tiro libre, en el 2005.

Nuestros abuelos hacen lo mismo, pero con otras referencias. En interminables sobremesas, ordenan el pasado según fechas aproximadas de nacimientos, fallecimientos, promociones escolares o el Servicio Militar: si el Pocholo hizo el Servicio en el 67, tiene que haber cumplido 71 años. O los cumplió o los está por cumplir. No falla.

Es un misterio por qué recordamos algunas cosas y no otras. ¿Qué hace que nos quedemos con determinados detalles y descartemos a los restantes? Por ejemplo, del primer partido de Argentina en el 90 tengo muy clara la imagen de unos periodistas trajeados, sentados en semicírculo, criticando duramente a Pumpido. Nada más. Con los años, ya de grande, entendí los motivos y el contexto de la foto, que permanece en la cabeza como si descansara en una cajita mezclada con otras fotos con las que no tiene ninguna relación.

Así como no puedo reconstruir acciones del partido, tengo grabadas las caras de alegría, los abrazos, los empujones y las corridas por la galería de la escuela festejando el gol de Troglio. Estaba en segundo grado: no recuerdo ningún momento en el aula, nada de la maestra ni las cosas que nos enseñaba, pero puedo volver a ver las sonrisas por aquella victoria de Argentina contra la URSS.

De los partidos con Rumania, Brasil y Yugoslavia no recuerdo nada. La laguna mental termina recién en las semifinales contra Italia. Un vecino tenía una camioneta Ford F-100 roja, que usaba en la carnicería, y apenas terminaron los penales salió a levantar gente para ir a festejar dando vueltas por el pueblo.

Todavía hoy no entiendo cómo fue que mi mamá me dejó subir, no solo porque no le gustaba el fútbol —y mucho menos entendía qué era esa locura de salir a festejar por un partido— sino porque además aquella caja de la camioneta, llena de gente, debió ser un peligro para un nene de siete años enredado entre banderas, bufandas y bombos.

Otra cosa que recuerdo con mucha claridad es que cuando jugábamos a los penales todos queríamos ser Goycochea. Copiábamos su pose: hincado, con las palmas sobre los muslos, apenas por encima de las rodillas, y la mirada fija, clavada en la pelota. Cada vez que atajábamos un penal, casi en simultáneo, gritábamos: ¡Goy-co-che-a! Deletreando el apellido con la pausa y entonación que usaba Araujo.

Especialmente para los más chicos, Goycochea se convirtió en el héroe argentino de aquel Mundial. La mayoría recuerda con nostalgia el buzo multicolor, que era toda una novedad para la época, pero a mí se me grabó una duda del momento que solo pude resolver con el paso del tiempo: ¿por qué Goycochea no estaba en el álbum de figuritas?

Todos pensamos que tenemos mala memoria, que no nos acordamos de nada, que somos un desastre con las fechas y que siempre hay otros que tienen una memoria mejor que la nuestra. ¿Pero quién puede decir qué memoria es mejor? ¿Existe la buena memoria o simplemente hay distintas formas de recordar? ¿Por qué tiene que ser necesariamente una virtud acordarse de todo? ¿No solemos decir cuando nos enojamos: mejor ni me hagas acordar? De la final de Italia 90, mejor ni acordarse, ¿no? ¿O sí?

Del partido contra Alemania no recuerdo casi nada. Lo vi en un Grundig, 20 pulgadas, que fue la primera tele a color que tuvimos en casa. ¡Muy buen televisor! Todavía funciona solo que a veces se le mezclan un poco el verde, con el rojo y el azul.

Estábamos con mi papá, sentados en la cocina. Yo con el tobillo derecho enyesado, sobre una silla, delante de la mesita de caño del televisor. Del juego lo único que recuerdo es un tiro libre de Maradona que pasó por arriba del travesaño. Nada más.

Durante mucho tiempo pensé que el tiro libre no había existido y se trataba de un engaño de mi imaginación. Pero hace unos años, mirando una repetición del partido completo, comprobé con cierta satisfacción que la jugada sí había ocurrido y la sensación de aquel momento era correcta: un tiro libre de Diego era la única forma que teníamos de meter un gol.

No me acuerdo de los penales polémicos, ni de las lágrimas de Maradona con la medalla colgando del pecho. Ni de Codesal ni de Brehme. Ni del balcón de la Rosada ni de la sonrisa de Menem. Quizás sea mejor así.

No hace falta retener todo, hay cosas que merecen ser descartadas. Es preferible conservar un pequeño detalle —aunque sea solo uno—, antes que almacenar cientos de recuerdos intrascendentes. Cuando somos chicos no lo sabemos, pero olvidar es tan necesario como recordar.

Te puede interesar

Mauricio Coccolo

Mauricio Coccolo

La fama es puro cuento

El final era inevitable, Rosita lo sabía y lo tenía asumido. Ya no necesitaba explicaciones de los médicos. Se había perdido los últimos 5 partidos del club y eso le dolía. Leé o escuchá la historia.

Mauricio Coccolo

Mauricio Coccolo

La fama es puro cuento

La historia de un padre y un hijo que soñaba con ser arquero de fútbol. Leé o escuchá

Mauricio Coccolo

Mauricio Coccolo

La fama es puro cuento

  

Daniel Basterra

Daniel Basterra

Pastilla para la memoria

El 4 de julio de 1993 el conjunto nacional venció en la final a México por 2 a 1 con tantos de Gabriel Batistuta. El técnico era "Coco" Basile y la final se disputó en el Monumental de Guayaquil.

Lo último de Deportes

Bombazo en el fútbol

“Oficial: Messi no sigue”, “El Barça dice que Messi se va”, son algunos de los títulos en los principales portales deportivos tras conocerse que el argentino ya no jugará en el equipo catalán. 

Bombazo en el fútbol

En sus 17 temporadas jugadas en la Primera División, el argentino convirtió 672 goles y dio 305 asistencias. 

Bombazo en el fútbol

Cuando parecía que ambos amigos iban a poder jugar en un mismo equipo, además de la Selección argentina, el rosarino dejó el club catalán. Entrá y mirá.

Bombazo en el fútbol

El rosarino llegó al club a los 13 años y tiene los principales récords de la entidad, como el de goles marcados (678), partidos jugados (778) y títulos conseguidos (35).

Audio

Bombazo en el fútbol

El club rosarino publicó un graciosomeme en sus redes sociales al enterarse que el astro del fútbol se desvinculó de Barcelona. Mirá. 

Comentarios

Lo más visto

Preocupación en el sector

Se trata de la carrera de Maquinista Naval, donde los sueldos van desde $200 mil hasta $550 mil y tiene plena salida laboral.

Llamado a la solidaridad

"La casa se está cayendo, necesitamos de todo", dijo Agustina, que para hacerse cargo de su familia dejó la escuela y vive de "changas". 

Audio

Bombazo en el fútbol

Lo confirmó el club a través de redes sociales. La entidad asegura que la negociación "no se podrá formalizar debido a obstáculos económicos y estructurales".

Audio

Escándalo en la FAA

La presentación alcanza tanto a jefes como pares. Apodada "Capitana Marvel" fue pionera en la Fuerza Aérea Argentina.

Bombazo en el fútbol

Cuando parecía que ambos amigos iban a poder jugar en un mismo equipo, además de la Selección argentina, el rosarino dejó el club catalán. Entrá y mirá.

Ahora

Audio

Bombazo en el fútbol

Lo confirmó el club a través de redes sociales. La entidad asegura que la negociación "no se podrá formalizar debido a obstáculos económicos y estructurales".