• item no encontrado
  • item no encontrado
  • En vivo

Opinión

Cuadernos de las coimas

La presidenta más engañada del mundo

Adrián Simioni

La opinión de

¿Cristina sabía o no sabía? Es la pregunta del momento. Para los vastos sectores que hace rato creen imposible que la expresidenta desconociera el sistema de sobornos y exacciones que va quedando al descubierto, la investigación judicial podría confirmar sus certezas.

Para los kirchneristas, sobre todo para el kirchnerismo sentimental, es una pregunta lacerante.

La reacción inicial de este sector es siempre la misma y se puede rastrear en las redes sociales: negar todo como una opereta montada por un aparato mediático y judicial manejado desde la Casa Rosada.

Pero luego, ante las primeras evidencias, se apela a la teoría de que en todo gobierno hay funcionarios corruptos que roban pero que eso no significa que sean culpables sus jefes.

El problema con los Kirchner es que esta teoría está más gastada que la apelación de los macristas a los segundos semestres. Y es cada vez más difícil de sostener.

Primero, los funcionarios supuestamente infieles a Néstor y Cristina ocuparon todos los puestos en que había prespuestos multimillonarios para licitar. En el área de los multimillonarios subsidios del transporte público, operaba Ricardo Jaime. En el área de Obras Públicas, José “lanzador de bolsos” López. En las concesiones viales. En el área de energía, la actual investigación en curso apunta a Roberto Baratta. Hasta el bueno de Abel Fatala está imputado por el festival que hizo el kirchnerismo con los fondos para viviendas sociales administrados por los Shoklender, Madres de Plaza de Mayo o la Tupac Amaru. Todos ellos comandados por Julio De Vido, aunque el ministro, sin adherirse a la delación premiada, dio a entender en algún momento que López y Jaime no eran de él y que tenían línea directa con Néstor.

Segundo, De Vido, Baratta, López, Jaime, son kirchneristas de la primera línea. Ocupan el mismo rol en algunos casos desde que Kirchner entró por primera vez a la intendencia de Río Gallegos. Y siguieron con Cristina. Llevan más de dos décadas con los K.

Para Cristina Fernández y sus seguidores más emocionales la opción es horrible. O ella sabía, o fue la presidenta más engañada del mundo, al borde de la incapacidad funcional para ejercer el puesto.

Un dato para tener en cuenta a la hora de evaluar si Cristina es o se hace: en octubre de 2016, cuando se sancionó la ley que incorporó al código penal la figura del arrepentido para casos de corrupción, todo el bloque del Frente para la Victoria faltó a la cita final de la Cámara de Diputados. También pegaron el faltazo los socialistas santafesinos, los de Proyecto Sur, del Frente de Izquierda y de Libres del Sur, junto a algunos radicales como Ricardito Alfonsín. Todos progresistas que suelen ser aliados tácticos, concientes o inconcientes, del kirchnerismo, que se divierte corriéndolos por izquierda. Ese día, todos mordieron el anzuelo de la corrección política y faltaron a la cámara en adhesión al paro de mujeres contra la violencia. Y se perdieron de votar la ley que hoy está conmoviendo al círculo rojo de las obras públicas.

19 noviembre 2018

Me quedé en mi casa
Aproveché para viajar

ahora

Conflicto aeronáutico

  • special-author-c3:item no encontrado

Fue por abandono o retención de tareas que afectó a más de 200 vuelos el pasado 8 de noviembre. Los gremios preparan nuevas medidas de fuerza para este miércoles.

ctv-xdy-aerolineas
  • list-audio-detail-related:lista con un numero insuficiente de elementos

A 12 años del crimen

  • special-author-c3:item no encontrado

El fiscal Luis Pizarro acusó a Marcelo Macarrón de homicidio calificado por precio o promesa remuneratoria. Investiga "si hay terceros que colaboraron con la muerte".

Declaró en Río Cuarto el viudo de Nora Dalmasso