Política esquina economía

Querida Greta: las vacas no “generan” carbono

Un ambientalismo de ocasión se las agarra con la ganadería. Y curiosamente se olvidó del petróleo. Los novillos sudamericanos son menos dañinos que las mascotas europeas.

24/09/2019 | 06:28

Adrián Simioni

Adrián Simioni

Greta Thunberg ya era famosa entre los niños ricos que sienten tristeza. Pero ayer su figura se hizo global. Su intervención en la ONU, expuesta con estudiada espontaneidad (no hay siquiera un titubeo, ni una sola interjección en un discurso de exhibida emocionalidad), dará lugar para muchísimos debates.

Para algunos, Greta será una santa que tuvo que dejar de jugar en el arenero para ponerse el mundo al hombro, como ella misma dio a entender. Una redentora que a los 16 años ya encontró su guerra santa. Para otros, será una impostora. Alguien que reprocha: “Yo no debería estar aquí”, cuando en realidad lo único que le interesa es estar allí. Como cualquier política. La pulsión por el poder no tiene edad. Otros, pensarán que detrás de tanto empoderamiento adolescente hay un adoctrinamiento vergonzoso, un sistema educativo hegemonizado por una corrección política a la que no le importa el conocimiento sino las vacaciones pagas.

Cada uno sabrá. Pero hay algo que la Argentina y Brasil no deberían dejar pasar. Ambos países están siendo puestos en la línea de fuego de un ambientalismo reaccionario y simplista. Ayer, se sumó un nuevo capítulo, porque Greta y sus amigos denunciaron a estos dos países, junto a Alemania, Francia y Turquía, ante Unicef por arruinar el planeta de los niños.

Argentina y Brasil están siendo objeto de bullying por parte del buenismo climático de los países desarrollados por la emisión de metano (gas natural) en el proceso digestivo del ganado, en particular los vacunos. El metano es una molécula de carbono e hidrógeno, que sube a lo alto de la atmósfera. Allí es 19 veces más dañina que el dióxido de carbono a la hora de retener temperatura. Pero luego de unos años se degrada en carbono por un proceso natural.

Pero más allá de esa verdad, lo cierto es que todo el escándalo está montado sobre una mentira obvia y sobre una omisión grotesca.

La mentira obvia

En primer lugar, los animales herbívoros no “generan” más carbono. El carbono sólo “pasa” por de ellos. En efecto, una vaca ingiere el carbono contenido en el pasto. Luego, en su estómago, las bacterias que descomponen el pasto transforman ese carbono en metano. Ese metano es eructado y lanzado a la atmósfera, donde dentro de un tiempo se degradará en carbono.

Pero resulta que al mismo tiempo las pasturas han vuelto a crecer para alimentar a la vaca. Y en ese proceso capturaron la misma cantidad de carbono que antes lanzó la vaca. Y así.

En todo el ciclo ganadero no se agrega, no se “inventa”, no se produce, un nuevo carbono que no haya ya estado en la vegetación o en el aire.

Esto no quiere decir que la expansión sin límite de la ganadería no pueda agregar carbono. Por ejemplo, una selva o bosques muy tupidos, con árboles enormes y con gran densidad de ejemplares puede alojar más carbono que una pradera de alfalfa. Si la selva se sustituye por pasturas, puede haber liberación de carbono adicional. Pero la ganadería en praderas naturales o la que se realiza en combinación con explotaciones forestales o bajo bosques naturales no agregan carbono.

La omisión grotesca

Lo curioso es que, aún si se consideran estas emisiones truchas de metano -donde sólo se cuentan los pedos que se tiran las vacas pero no los pastos que crecen en las praderas- Brasil y Argentina están lejos de ser los grandes contaminantes que pintan Greta la Redentora y unas ONG con más chequeras que convicciones.

Según el Instituto de Recursos Mundiales, en 2013 había 56 países más contaminantes que Argentina si se consideraba la emisión per cápita de todos los gases de efecto invernadero. Otros rankings varían pero la película es más o menos la misma.

Cada canadiense, por ejemplo, sube a la atmósfera el triple de gases que cada argentino. Cada estadounidense, más del doble. Cada ruso, el doble. Cada finlandés, un 70% más. Hasta cada chino, supuestamente pobre y por ende menos consumidor, emite más gases que cada argentino.

Pero lo peor es lo que estas campañas ocultan: los mayores contaminantes son los países que viven de extraer petróleo y gas. Y esa omisión es particularmente grave. Porque ese carbono, a diferencia del metano de las vacas, sí se agrega, se suma, se acumula en la atmósfera. Hasta que los saudíes no extraen el crudo del fondo de la tierra, el carbono está allí capturado desde hace decenas de miles de años. Cuando lo sacan, y luego la gasolina es quemada en Estocolmo por el Volvo que maneja el papá de Greta, ese carbono se adiciona al aire por primera vez. Lo mismo sucede con el carbón que extrae China de las montañas. O con el gas con que Rusia calefacciona a toda Rusia, incluyendo la casa de las Gretas de Escandinavia.

Es más: al lado de Greta está Noruega, tan limpia y educada, pero que vive de exportar millones de barriles de petróleo sin preocuparse en absoluto por recapturar el carbono que su industria sí genera. Cada noruego emite 20% más que cada argentino (aún sin descontar lo que en Argentina se recaptura).

Sin embargo, acá estamos: hablando de los pedos de las vacas y no de la locura automotriz o de europeos que no pueden vivir si en su hogar no hacen 23 grados siempre, sea invierno o verano.

Emocional, aguerrida, Greta y su comparsa es evidentemente útil a un mundo que ha puesto en la mira a la ganadería de Brasil, Bolivia, Argentina, Paraguay y Uruguay.

Las mascotas y Macron

La combinación de ambientalistas reaccionarios, veganos autoritarios y antropomorfizadores de animales está poniendo a la ganadería (no sólo a la vacuna) contra las cuerdas.

La selectividad de los ignorantes es asombrosa. Investigadores de la Universidad de Lund, en Suecia, han estimado que un cuarto de las emisiones de gases causadas por la agricultura está ocasionada por la industria de las mascotas. La alimentación de ensueño de los gatos y los perros europeos genera más gases que la alimentación de los chicos de África. Y eso sin contar la parafernalia plástica de correas, collares, juguetitos, cuchas, indumentaria y envases de comida que demandan los labradores franceses y los siameses ingleses.

Ahí tienen un tema para entretenerse Greta y sus amigos. Con sus vecinos.

Sin embargo, esa selectividad es muy útil. El bullying contra Sudamérica se acentuó desde que la Unión Europea y el Mercosur firmaron la intención de ir al libre comercio. La reacción está liderada por Francia, que no quiere que sus ineficientes productores de alimentos pierdan por paliza contra los del Mercosur.

La espectacularización que hizo el francés Emmanuel Macron de los incendios en la Amazonia fue apenas una muestra. Esta Greta deseosa de ser Juana de Arco sirve a esa operación.

Paren de firmar cualquier cosa

Mientras, las sociedades sudamericanas deberían hacer algo. Primero, no dejarse manipular, en un desierto de ignorancia, por adolescentes aún más manipulados.

Segundo, sus gobiernos deberían dejar de firmar todas las correcciones políticas que los países ya desarrollados les pasan por delante de su nariz. Argentina y Brasil cayeron en la volteada de Greta porque firmaron y ratificaron el tratado de París (que sólo Estados Unidos no firmó), porque firmaron la convención de los derechos del niño y porque fueron dos de los únicos 44 países que firmaron, además, un compromiso para hacer que esos tratados pudieran ser reclamados, por ejemplo por niños ante Unicef.

China, Rusia, Estados Unidos, Arabia Saudita, Irán, jamás podrían ser objeto de esta campaña. Nunca firmaron ninguno de esos decálogos de palabras bonitas.

Te puede interesar

Opinión

Adrián Simioni

Adrián Simioni

Opinión

Adrián Simioni

Adrián Simioni

Lo último de Política y Economía

Negociación con el FMI

El gobernador de Buenos Aires, la primera voz kirchnerista en opinar sobre el entendimiento, pidió a la oposición "que colabore y se haga cargo del desastre que dejó".

Negociación por la deuda

El presidente habló luego de anunciar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y sostuvo que "aceptaron nuestras lógicas, pero objetivamente me parece que el Fondo tiene que hacer mucho más".

Audio

Negociación por la deuda

Ramón Ramírez, integrante de la Comisión Directiva de la Cámara de Industriales Metalúrgicos y de Componentes, habló con Cadena 3 y remarcó que es una buena noticia. “Nuestro sector necesita inversión externa para crecer”, dijo.

Negociación por la deuda

Cumplió así con el primer vencimiento que tenía el Gobierno y el próximo martes deberá saldar otros 365 millones ante ese organismo internacional de crédito.

Audio

Negociación por la deuda

El economista argentino, ex director del Fondo Monetario Internacional para el hemisferio occidental, dialogó con Cadena 3 y brindó su punto de vista tras el entendimiento que el Gobierno nacional logró con el organismo.

Comentarios

Lo más visto

Audio

Lucha contra el coronavirus

El Dr. Mario Fitz Maurice, cardiólogo del Hospital Rivadavia, contó a Cadena 3 como el hermano de una paciente que estaba en terapia se arrepintió de su postura. Dijo que casos así se repiten siempre.

Dolor en la cultura

Tenía 59 años. Era uno de los referentes del tema en el país. Fue presidente del Centro de Estudios de Políticas Públicas y tuvo un paso por la política en el gobierno de Fernando de la Rúa.

Milagro en Texas

El pequeño alertó a sus padres, quienes no tenían olfato por estar recuperándose del Covid-19. Los cinco integrantes de la familia pudieron salir ilesos antes de que el incendio consuma todo. 

Villa Allende

El golfista publicó una carta dedicada a los vecinos en la que indicó que debe seguir "un largo tratamiento" y anunció que pedirá una licencia temporal como intendente.

Investigación en curso

La turista, de 17 años, se encontraba en el local bailable llamado "Pueblo Límite". Sus amigas la encontraron en shock, por lo que fue trasladada en ambulancia al hospital local. 

Ahora

Negociación por la deuda

El presidente habló luego de anunciar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y sostuvo que "aceptaron nuestras lógicas, pero objetivamente me parece que el Fondo tiene que hacer mucho más".

Negociación por la deuda

Cumplió así con el primer vencimiento que tenía el Gobierno y el próximo martes deberá saldar otros 365 millones ante ese organismo internacional de crédito.

Tercera ola de coronavirus

Lo informó el Ministerio de Salud. Suman 120.657 los fallecidos registrados oficialmente a nivel nacional y 8.271.636 los contagiados desde el inicio de la pandemia. La ocupación de camas de terapia intensiva roza el 50%.

Negociación por la deuda

Se negoció con una baja de $10, luego de que el Gobierno anunciara un "entendimiento" con el FMI. La brecha con el oficial se redujo a 102,7%.

Negociación por la deuda

El ente internacional expresó este viernes que se llegó a un principio de acuerdo "sobre políticas claves como parte de sus discusiones en curso". 

Negociación con el FMI

El gobernador de Buenos Aires, la primera voz kirchnerista en opinar sobre el entendimiento, pidió a la oposición "que colabore y se haga cargo del desastre que dejó".

Negociación por la deuda

El Fondo Monetario Internacional confirmó que acordó con el Gobierno argentino una rebaja "progresiva", minutos después de que el ministro de Economía, Martín Guzmán, lo negara en una conferencia de prensa.

Renegociación de la deuda

La coalición opositora emitió un comunicado en el que sostuvieron que el principio de acuerdo "es un primer paso para no seguir sembrando incertidumbre en la sociedad".