Últimas 24 horas Clima

Negocios públicos

Fin de la no injerencia de Cristina en el armado de Alberto

  

27/11/2019 | 18:19

Carlos Sagristani

Carlos Sagristani

La transición comenzó con tres grandes incógnitas:

1. Quién tendrá el poder en el próximo Gobierno. O, si se prefiere, cómo será la cohabitación entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

2. Si habrá un programa económico integral o un conjunto desarticulado de decisiones. Y qué consistencia tendrán.

3. Quién o quiénes conducirán la economía y con qué esquema de poder.

Las dudas sobre el rumbo de la economía persisten. Las alimentan el silencio sobre lo importante y los rumores que llenan el vacío de definiciones con lo que haya o se invente. Contribuyen la ambigüedad y a veces las contradicciones de las medias palabras de Fernández.

Un GPS para la economía

Las ideas económicas que transmite adolecen de cierta debilidad conceptual. No se le puede exigir erudición técnica porque su responsabilidad es superior, la conducción política del Gobierno que viene. Pero como es el único vocero, aquella carencia profundiza la incertidumbre de los decisores económicos que le pelean cuerpo a cuerpo a la crisis en la esfera privada.

El anuncio formal del Gabinete, fechado para el viernes 6, tal vez disipe temores y ansiedades. Sabremos si habrá un ministro que concentre el poder o si continuará la atomización que tanto obstaculizó en las últimas gestiones la coordinación de una política coherente.

Fernández defendía hasta hace poco la idea de una conducción unificada. A lo Cavallo, que centralizaba las áreas fiscal, de producción, energía e infraestructura. Por lo que se adelanta, ese enfoque quedó nomás en pasado.

Habrá un gabinete económico de pares. Las acciones de los eventuales candidatos suben y bajan de un día para otro. Y esto se relaciona con la primera de las incógnitas: cómo funciona la toma de decisiones en el vértice del poder político.

Fin de la injerencia cero

El mandatario electo había declarado en los albores de la transición que su vicepresidenta no tendría “ninguna injerencia” en la integración del Gabinete. Procuraba instalar la imagen de una Cristina replegada en el protocolo del Senado y en la atención de los problemas que padece su hija, Florencia.

Fernández se rodeó de algunos dirigentes que en el pasado se ganaron la antipatía o la aversión abierta de su compañera de fórmula. Dos ejemplos visibles: Vilma Ibarra, autora de una crítica biografía de la ex presidenta, o Martin Redrado, quien resistió desde el Banco Central la decisión del Gobierno de entonces de usar reservas para financiar gasto público.

Cristina mantuvo el segundo plano de la campaña hasta el miércoles 20 de noviembre. Ese día se reunió con el Presidente electo para empezar a hablar del reparto de cargos.

El poder habla a través de los símbolos. La sede y los dos testigos de la cumbre le estamparon una intensa carga simbólica. Fernández jugó de visitante en la casa de Cristina. La anfitriona lo recibió junto a su hijo Máximo y el referente de La Cámpora “Wado” De Pedro, a quien se señala como seguro ministro del Interior.

Fin de la injerencia cero. La vicepresidenta precipitó una serie de determinaciones que le dieron el control pleno del Congreso.

Impuso a su heredero como presidente del bloque del Frente de Todos y acercó aliados que le permitirían reunir quórum propio en Diputados. Nominó a las autoridades del Senado, donde comienza la línea sucesoria en caso de acefalía, y abortó la tentativa de formar un bloque albertista, en alianza con los gobernadores, por fuera del kirchnerismo.

Unificó la tropa –y se aseguró un quorum holgado– con el senador José Mayans a la cabeza. Hombre del gobernador perpetuo de Formosa, Gildo Insfrán, Mayans es también un kirchnerista convencido. Alberto debió entregar a su alfil cordobés Carlos Caserio, que pretendía consolidar su liderazgo de un bloque diferenciado.

Alberto comparte con su vice legitimidad de origen. Ambos fueron consagrados en comicios libres y transparentes. Pero él arrastra un pecado original. Fue ungido candidato por el dedo de Cristina. Nunca tuvo liderazgo propio. Una minusvalía, para la tradición verticalista del peronismo

Fernández debió ceder una silla en el Gabinete y ofrecer otra. Ya se sabe que Agustín Rossi irá a Defensa para dejarle a Máximo su lugar en el Congreso. Caserio recibió la promesa de un posible desembarco en Transporte, aún no consolidada.

No fueron las únicas injerencias de Cristina en la conformación en el futuro Gobierno.

Reclamó el Ministerio de Salud para Ginés González García. El hombre de Fernández era Pablo Raúl Yedlin y ya se lo daba por seguro.

La vice se aseguró también un lugar para Carlos Zannini en la Procuración General del Tesoro y colocará otras piezas en el estratégico frente judicial. Por caso, en el Consejo de la Magistratura, que propone y destituye a los jueces.

Cristina también les sacó bolilla negra a otros candidatos de Fernández. Lo cual se vincula de manera directa con la indefinición del equipo económico.

Los vetados fueron Martín Redrado, tanto para un Ministerio como para el Banco Central, y Guillermo Nielsen para el Palacio de Hacienda. Al primero por sus peleas del pasado y –se ha dicho– porque fue perito de cargo en la causa por la venta de dólares a futuro que la involucra a la ex Presidenta. Y al segundo porque su perfil sabe “demasiado ortodoxo” al paladar del cristinismo.

Fernández le había encomendado a Nielsen dos tareas relevantes: iniciar sondeos para la reestructuración de la deuda y elaborar un proyecto para “blindar” las inversiones en Vaca Muerta. Luego lo desautorizaría en público por algunas opiniones sobre la renegociación de la deuda y ya no es interlocutor del FMI ni de los acreedores privados.

Vulnerables

El Presidente proclamado absorbió como pudo la mengua de poder que le infligió la vice. Espera ampliar su espacio una vez que le entreguen la banda, el bastón y la lapicera que firma los cheques y los decretos. Pero la lapicera presidencial no funciona para exorcizar otras fuentes de poder sin la tinta de la legitimidad que provee el consenso social.

Comparte con su vice legitimidad de origen. Ambos fueron consagrados en comicios libres y transparentes. Pero él arrastra un pecado original. Fue ungido candidato por el dedo de Cristina. Nunca tuvo liderazgo propio. Una minusvalía, para la tradición verticalista del peronismo.

Ahora deberá construir, por las suyas, legitimidad de ejercicio. Lo conseguirá si logra domar la crisis económica. Además de acertar con la receta deberá sobreponerse a las restricciones políticas –externas e internas– y sociales, la “mecha corta”.

La vulnerabilidad de Cristina es la amenaza judicial que Alberto prometió, desde el día uno, neutralizar cuando llegara a la Presidencia. La vice busca garantizarlo con la muralla de protección que edificó en el Congreso, con base territorial en la Provincia de Buenos Aires, alianzas con otras gobernaciones, enclaves en la estructura del Ejecutivo nacional y el control de la calle. La militancia juvenil, piquetera y del sindicalismo combativo es tropa propia.

Mientras Fernández gobierne controlado y condicionado –esa es su vulnerabilidad inicial–, Cristina permanecerá como un poder de reserva.

La historia de este esquema de cohabitación, inédito en la Argentina, recién empieza a escribirse.

Te puede interesar

Nuevo gobierno

El ex mandatario se reunió con el presidente electo. "Yo le tengo confianza absoluta a Alberto", confesó el ex gobernador de Buenos Aires.

Transición

Fernández dice que no quiere plata, que quiere tiempo. Pero son lo mismo. Si quiere tasas más bajas y plazos más largos, tiene que dar certezas de que va a pagar.

Cartelización

El fiscal federal solicitó la elevación a juicio por presuntos sobornos por beneficios económicos en la obra pública. El pedido incluye a otros empresarios como Cristobal López y Ángelo Calcaterra.

Nuevo gobierno

El presidente electo lo indicó en un encuentro en la Conferencia Episcopal Argentina. "La economía popular llegó para quedarse", afirmó a organizaciones sociales. 

Lo último de Política y Economía

Buenos Aires

La medida consistiría en la elaboración de una "guía" para la administración pública bonaerense con el objetivo de visibilizar e incluir a todas las personas, según informó la ministra Estela Díaz.  

Medidas económicas

El analista opinó en Cadena 3 sobre el proyecto de ley que Martín Guzmán enviará al Congreso para renegociar la deuda. "Estimo que el Gobierno pedirá más plazo, quita de capital e intereses", aventuró.

Ciudad de Córdoba

En diálogo con Cadena 3, Juan Pablo Quinteros, concejal de Encuentro Vecinal, criticó la ley de emergencia que otorga facultades especiales al Ejecutivo municipal.

Ciudad de Córdoba

2

El secretario de Gobierno, Miguel Siciliano, aseguró que heredaron serios problemas de la gestión de Mestre. El concejal radical Alfredo Sapp lo desmintió y dijo que el oficialismo quiere "instalar un relato".

Gira de Alberto Fernández

La vicepresidenta firmó en el mediodía de este martes el acta de traspaso del mando, luego de que el jefe de Estado iniciara su viaje a Israel. 

Comentarios

Lo más visto

Viral del fin de semana

Una usuaria compartió el inventario de compras que había escrito su madre y desafió a internet a desentrañar una palabra en particular. Mirá.

La picada, a $2.050

"El Árabe" fue fotografiado vacío tras el escrache. La imagen es del sábado por la noche, ocasión en la que Carlos Paz estuvo abarrotada de visitantes.

Violencia sin límites

La víctima fue un muchacho de 19 años, identificado como Mateo Romby, oriundo de Mendoza. El video de la agresión se viralizó en momentos en que despedían los restos de Fernando Báez. Mirá.

¿Qué pasa con los jóvenes?

Un usuario de Twitter publicó un video en el que se registra una verdadera guerra de botellas de todo tipo en pleno balneario. Habría ocurrido el pasado fin de semana y se desconoce si hubo heridos.

Al rojo vivo

La actriz lidera la nueva tira de "El Trece" que emitió su primer capítulo este martes y causó furor por sus escenas. Mirá.

Ahora

Medidas económicas

2

El ministro de Economía, Martín Guzmán, sostuvo que "la deuda es insostenible". Además apeló a la "buena fe" de los bonistas y respaldó la renegociación de la provincia de Buenos Aires.

El tiempo

El aviso contempla, además a La Pampa, La Rioja, Mendoza, Neuquén, Río Negro, San Juan y San Luis.

Buenos Aires

La medida consistiría en la elaboración de una "guía" para la administración pública bonaerense con el objetivo de visibilizar e incluir a todas las personas, según informó la ministra Estela Díaz.  

Santa Fe

El camión fue interceptado en la ruta provincial 70 a la altura de la ciudad de Esperanza. El vehículo y el conductor no cumplían con los requisitos para trasladar la mercadería.