La Mesa de Café

El gradualismo de Alberto también terminó

 

21/09/2020 | 09:38

Adrián Simioni

Adrián Simioni

¿Se acuerdan del gradualismo de Mauricio Macri? ¿En qué consistió? Bueno, Macri asumió el gobierno con un problema gravísimo que había gestado Cristina Fernández: un déficit fiscal inviable, que había llevado a impuestos altos, que habían estancado la economía, y a emisión sin respaldo, por lo que había reaparecido la inflación.

Para eliminar ese déficit hacía falta muchísimo poder para obligar a los gobernadores peronistas, a la burocracia estatal y a la oposición que era mayoría en el Congreso a aceptar un ajuste.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

Un poder nuevo, pero chico

Pero Macri enfrentaba un dilema. Por un lado, tenía poco poder. Por el otro, el poder que tenía era nuevo. ¿Qué le convenía a Macri? ¿Usar ese poder nuevo pero escaso para encarar ya el ajuste? ¿O usar ese poder para tratar de ganar más poder y recién ahí encarar el ajuste?

Macri optó por lo segundo. Y eso se llamó gradualismo. La idea de ir haciendo el ajuste muy de a poquito, mientras trataba de consolidar su poder.

Y no le fue bien. No atacó el déficit y optó por financiarlo con deuda, porque ya no daba para más impuestos ni para más emisión.

Todo estuvo muy lindo hasta que, por desconfianza, los prestamistas dejaron de prestarle. Entonces Macri tuvo que encarar el ajuste no porque lo hubiera decidido sino porque no le quedó otra. Pero para entonces ya no tenía más poder que al principio. Tenía menos, y estaba desgastado. Su pólvora se había mojado.

Un poder nuevo, pero ajeno

Con Alberto Fernández está pasando algo parecido, en el plano político.

Fernández asumió la presidencia con muchísimo poder. Diecinueve provincias son propias, domina casi todos los partidos del conurbano, en el Congreso tiene sólida preeminencia y sus militantes y ñoquis, después de tantos años, dominan todo el aparato estatal, desde las universidades hasta la oficina de Anses del último pueblo de Formosa.

Pero ese poder no es de él. La mayor parte es de Cristina Fernández y sus talibanes. El resto se reparte entre gobernadores, intendentes y aliados como Sergio Massa.

Al asumir, Fernández tenía dos caminos. Uno era traicionar al cristinismo, convocar al sector privado para que invierta y generar una nueva alianza con sectores del empresariado, el sindicalismo y la oposición para continuar el ajuste iniciado por Macri, o asumirse como un mero empleado de Cristina Fernández, revertir lo que Macri había dejado a medio hacer y dejar que se radicalizara el caos económico liderado por un Estado quebrado que iniste en repartir riquezas que no existen porque nadie ha invertido ni trabajado.

Una oportunidad ya pasó

El Presidente nunca fue claro al respecto. Esto nunca se puso sobre la mesa de la discusión. Pero ahí nomás estuvo claro que Fernández no iba a confrontar de inmediato con Cristina. Como Macri, tenía un poder nuevo, pero no era un gran poder.

Un gran sector de la política y la economía argentina pensó entonces que Fernández, como Macri, iba a optar por el gradualismo. Un gradualismo político: usar su limitado poder primero para incrementarlo y consolidarlo. Y recién ahí hacer lo que había hacer.

Se pensó que esto iba a suceder cuando Alberto arreglara el default con los bonistas. Que eso, por un lado, impondría a su gobierno criterios de racionalidad económica. Y que, por otro, sería un primer éxito que lo afirmaría como presidente y le permitiría ganar autonomía respecto de Cristina. Sería el momento de independizarse de Cristina.

Pero eso no sucedió, al menos hasta ahora. Tal vez fue porque Fernández nunca tuvo esos planes y quienes esperaban que lo hiciera simplemente se comieron el amague. Tal vez fue porque Alberto y Cristina pactaron que, antes de poder gobernar, Alberto tiene que garantizar que se caigan las causas por corrupción. Tal vez fue que la pandemia destruyó todos los planes.

¿Qué hacemos hasta 2024?

Lo cierto es que el gradualismo político de Fernández, como pasó con Macri, parece agotado. Con un agravante. A Macri le quedaban dos años de mandato cuando la realidad le tumbó los planes. A Fernández le quedan más de tres.

Su debilidad política le impidió desde que asumió tratar de poner las cuentas públicas en orden. La pandemia lo obligó a descalabrarlas aun más. Fernández no ha podido expresar un plan y, por lo tanto, es un líder que no dice para dónde quiere ir. Tampoco conduce el Estado, donde los ministerios están loteados entre los distintos aliados del Frente de Todos, que a veces tienen ideas opuestas sobre lo que hay que hacer. Incluso un mismo ministro se contradice entre un párrafo y otro. Y, encima, la necesidad de impulsar medidas de control de la Justicia para satisfacer a Cristina lo aísla de la oposición.

Menos confianza que antes

Este agotamiento del gradualismo de Alberto es lo que está detrás de la pérdida de reservas del Banco Central, de la huída de empresas, de la inflación que toma impulso, de la cantidad de gente joven y no tanto que sueña o planea irse del país.

Igual que cuando a Macri se le acabó el carretel del gradualismo, Fernández también está más débil que cuando empezó, y está en peores condiciones de crear un alianza nueva. Los sectores económicos confían menos que antes en su capacidad para crear un poder capaz de racionalizar la economía argentina. Y la oposición moderada, por ejemplo los sectores de Cambiemos representados por Rodríguez Larreta y los gobernadores radicales, confía menos que antes en su capacidad para aislar al talibanismo autocrático del cristinismo.

¿Qué hará Fernández? ¿Hará como Macri?¿Tratará de hacer ahora lo que no hizo antes, cuando tenía más chances de pegar un golpe sobre la mesa? ¿O se resignará a dejar que las cosas sigan por este rumbo, con impredecibles consecuencias económicas e institucionales?

Esa es la nafta de la tremenda incertidumbre que hay en la Argentina, justo en el momento en que menos la necesitamos.

Te puede interesar

Crisis por el coronavirus

La ensayista reflexionó sobre la relación del Presidente con su vice: "Pensé que Alberto no iba a rifar su destino político a la obediencia de Cristina".

Nuevas protestas

La manifestación contó con consignas diversas en contra de la gestión del presidente Alberto Fernández, como la reforma judicial y reclamos por la "defensa de la libertad".

Adrián Simioni

Adrián Simioni

La Mesa de Café

  

Adrián Simioni

Adrián Simioni

La Mesa de Café

Los sofistas se quedaron mudos y pasaron a los hechos. Deben apretar rápido a la Justicia antes que la economía les diluya el poder.

Lo último de Política y Economía

Lucha contra el coronavirus

El Presidente aclaró que “Argentina no apostó por la Sptunik V" sino que "lo que ocurrió es que la vacuna fue la primera que tuvo disponible" en el país. "Existe un desorden a nivel global con la provisión en todos los laboratorios", dijo.

Datos del Indec

En tanto que creció la demanda en los centros mayoristas, que  alcanzaron catorce meses de variaciones positivas.

Visita de Estado

El Presidente ofreció una charla magistral en la que hizo un llamado a la "solidaridad" entre los pueblos para construir un modelo económico "más humanitario" y menos "de ajuste". 

Coninagro en desacuerdo

El presidente de Coninagro se mostró en desacuerdo con el nuevo programa implementado por el Gobierno. Lo definió "de corto plazo" y "endeble".  

Condiciones insalubres

Al igual que el senador del Frente de Todos, José Mayans, el diputado nacional de Juntos por el Cambio dijo que "en Formosa, en pandemia, no hay derechos"  sobre la situación de los centros de aislamiento.

Comentarios

Lo más visto

Sucede Ahora

La advertencia alcanza la zona de Colón, Ischilín, Punilla, Totoral Calamuchita, Santa María, Río Primero, Ríos Segundo y Tercero Arriba.

No faltaron los memes

Ocurrió en la localidad correntina de Santo Tomé. Grabaron el momento en que desalojaban una fiesta clandestina y se ve a la joven salir abrazada con otro chico. 

Escándalo en Formosa

Benjamín Martínez, integrante de la comunidad wichí, relató en Cadena 3 la desesperante situación que vivió con su pareja en un centro de aislamiento.    

Calor sofocante

La medición llegó a 24,3°C, muy cerca del valor alcanzado en febrero del 2013. En el Partido de La Costa también se dio el mismo fenómeno y aseguraron que “es algo más habitual de lo que parece”.

Conmoción en Chaco

Sucedió en Resistencia, ciudad capital de Chaco. La hija de la mujer denunció a una clínica privada de la provincia por el hecho. El acta de defunción no tenía firma de ningún médico profesional.

Ahora

Alerta por Covid-19

De esta manera, suman 47.435 los fallecidos registrados oficialmente a nivel nacional y 1.896.053 los contagiados desde el inicio de la pandemia, informó este miércoles el Ministerio de Salud.  

Sputnik V

Las declaraciones se produjeron en el marco del atraso en la producción de las vacunas de Pfizer/BioNTech y AstraZeneca, que recibieron un firme reclamo por parte de la Unión Europea.

Lucha contra el coronavirus

El Presidente aclaró que “Argentina no apostó por la Sptunik V" sino que "lo que ocurrió es que la vacuna fue la primera que tuvo disponible" en el país. "Existe un desorden a nivel global con la provisión en todos los laboratorios", dijo.

Datos del Indec

En tanto que creció la demanda en los centros mayoristas, que  alcanzaron catorce meses de variaciones positivas.

Copa del Rey

Fue 2-1, en uno de los duelos por la octavos de final. Los tantos fueron para el conjunto "blaugrana" anotados por el capitán argentino y el holandés Frenki de Jong.

Elecciones en el "Pirata"

El ex defensor fue presentado por la lista "Siempre Belgrano". "La prioridad es ascender a Primera División", recalcó el uruguayo a Cadena 3. Aseguró que ya trabajan en el proyecto deportivo.

Sorpresa musical

El martes se cumplieron 25 años de la primera vez que la artista subió al escenario Atahualpa Yupanqui. "La Gringa de Arequito" transmitió un recital para los seguidores en sus redes sociales.

Temporada en Carlos Paz

El productor y coreógrafo había sido internado en un sanatorio de Córdoba por un fuerte dolor estomacal y por ese motivo se había suspendido el espectáculo.