• item no encontrado
  • item no encontrado
  • En vivo

Opinión

Mirador internacional

Italia, ¿epicentro de la próxima crisis internacional?

En la Unión Europea afirman lo mismo que en Argentina: las crisis se repiten cada 10 años. A una década de la de 2008, Italia podría ser el centro de un nuevo desajuste financiero.

Marcos Calligaris

La opinión de

Italia podría ser el foco de una nueva crisis financiera internacional, o al menos de la eurozona. El país se ha convertido en un dolor de cabeza para los líderes europeos, al punto de que lo ocurrido en Grecia desde 2009 podría verse como una crisis menor.

Razones hay para temer. Se trata de la octava economía del planeta, pero que está estancada desde hace años y aún no ha logrado recuperar los valores anteriores a la crisis financiera de 2008. Su sistema bancario acucia graves dificultades y su Gobierno está más que endeudado.

La deuda pública italiana supera el 131 % del PIB, por lo que tiene el peor 'stock' de deuda pública de la UE; el desempleo supera el 10 %, en tanto que entre los jóvenes ronda el 40 %, lo que la convierte en una de las naciones con más ninis (jóvenes que ni trabajan ni estudian) de todo el mundo. Y por si fuera poco, posee una altísima tasa de envejecimiento.

El combo parece propicio para el estallido de un crisis económica que amenaza con arrastrar a sus vecinos.

Quienes han estado activando las alarmas de un tiempo a esta parte son los inversionistas en bonos. Los planes de gasto del Gobierno llevaron a que las tasas de interés sobre la deuda italiana se disparen, lo que podría dar lugar a lo que se conoce como 'círculo de la perdición', un fenómeno que abarcaría negativamente a toda la economía.

Esto llevó a que, por ejemplo, el diario británico The Independent publique recientemente un artículo alertando que "Italia está empujando a Europa al borde de otra crisis económica". El País de España ya se había anticipado en la misma línea en mayo, pero con una advertencia más categórica: "Se ahonda la crisis en Italia que hace temblar a la Unión Europea".

Nuevo Gobierno y una polémica propuesta presupuestaria

Tras varios meses de incertidumbre, finalmente en junio de 2018 se logró conformar un nuevo Gobierno en italia. Se trató de una alianza inédita para el país: una coalición formada por el euroescéptico Movimiento 5 Estrellas y por el partido de derecha Liga. Uno de los objetivos públicos de ese espacio es la "soberanía italiana". Al menos desde la retórica, plantearon que el poder y la decisión debían volver a estar en Roma y no en Bruselas, sin intención [de momento] de coquetear con abandonar la UE o la eurozona.

Pero la realidad dentro del bloque marca otra cosa. Los países que pertenecen a la eurozona deben acordar metas con las autoridades europeas, niveles máximos de déficit público y una especie de senda de cómo van a evolucionar estos déficits con el tiempo. Esto, con el fin de mantener la estabilidad y reducir las posibilidades de crisis.

Septiembre era la fecha límite para que los miembros de la UE presentaran sus propuestas presupuestarias. Y finalmente, el Gobierno italiano se salió con la suya: su propuesta fue la de elevar el déficit al 2,4 %, cuando la previsión es que la economía italiana no crecerá más del 1 % en los próximos años, lo que significa que el país será cada vez menos solvente.

Rechazo unánime de la UE

Pero la UE se plantó, no parece dispuesta a aceptar cualquier propuesta. En una decisión sin precedentes, el 23 de octubre la Comisión Europea finalmente rechazó el borrador presentado por Italia. ¿El motivo? Cantado, incumple las normas de déficit.

El déficit igual al 2,4 % del PBI propuesto por Italia fue considerado una cifra demasiado alta para un país cuya deuda total del Gobierno es igual al 131 % del PIB, más del doble del límite de la eurozona. Pero Roma aseguró que no tiene intención de modificar esas cuentas.

Ahora el Gobierno italiano tiene hasta el 13 de noviembre para rehacer su jugada, enviar un nuevo documento o directamente entrar en una fase de enfrentamiento más aguda.

Y ya hay algunos indicios de las acciones que puede emprender Roma. Tras el rechazo oficial, Luigi Di Maio, ministro italiano de Desarrollo Económico y líder político del Movimiento 5 Estrellas, publicó en Facebook: "Sabemos que hemos emprendido el camino correcto, y por eso no nos vamos a detener".

Habrá que ver si a medida que se aproxima la fecha límite Italia se muestra más dispuesta a consensuar un presupuesto con la UE o si irá definitivamente hasta las últimas consecuencias..

¿Puede darse el escenario griego?

A finales de 2009 se destaparon irregularidades financieras y manipulaciones estadísticas que habían sido cometidas durante años en las cuentas públicas griegas. La magnitud de la deuda descubierta era tal, que la Unión Europea tuvo que acudir al rescate, mientras se aprobaban duras medidas de ajuste en el país heleno. Todavía hoy la eurozona se recupera de aquella crisis de deuda.

Pero Italia no es Grecia. Se trata de la tercera economía de la UE, que representa el 11 % del PBI del bloque, 10 veces más que Grecia. Por lo tanto, una crisis financiera en Roma podría extenderse por toda la eurozona, algo que genera mucha preocupación en los líderes de la región.

En ese sentido, uno de los tantos que enciende las alarmas es Richard Portes, profesor de la Escuela de Negocios de Londres. "En contraste con la crisis financiera que empezó en 2008, los bancos centrales tal vez no podrán llegar al rescate en esta ocasión", afirmó y agregó: "[Las entidades europeas] gastaron casi todas sus herramientas de combate de crisis cuando enfrentaron el último colapso".

El temido 'ciclo de la perdición'

Por lo antes expuesto, estas semanas son sumamente críticas respecto al futuro no muy lejano de Italia, y ya se empiezan a escuchar los primeros vaticinios sobre lo que podría acarrear para la nación si su crisis financiera se profundiza. En ese sentido, la agencia internacional de calificación crediticia Fitch Ratings señaló que podría degradar su calificación de la deuda de Italia, medida que de ser equiparada por otra agencias calificadoras elevaría aún más el costo del Gobierno para pedir préstamos, asegura Jack Ewing en un artículo para The New York Times.

De este modo, si los inversionistas siguen perdiendo la confianza en la deuda italiana tendría severas consecuencias para su economía. Los bancos se volverían más cautelosos respecto de los préstamos; los consumidores y las empresas tendrían que pagar tasas de interés más altas para pedir préstamos, o tal vez no podrían obtener créditos en absoluto, estrangulando la economía. "Si el crecimiento económico disminuye y el desempleo aumenta, menos personas pagarán impuestos y la situación financiera del Gobierno se deteriorará aún más. Algo que se conoce como el 'ciclo de la perdición'", concluye Ewing, cuya definición resulta más que temeraria.

¿Rusia al rescate?

Desde el este, Rusia viene siguiendo de cerca cómo evoluciona la disputa por el presupuesto entre Italia y la UE. Y en plena tormenta ─¿con ánimo de llamar la atención de Bruselas?─ el pasado miércoles el primer ministro italiano Giuseppe Conte arribó al Kremlin para reunirse con el presidente ruso Vladímir Putin. A juicio de muchos analistas rusos, se trató de un claro toque de atención por parte del Gobierno italiano, de que si las cosas no marchan como esperan en el pulso con la Unión Europea, Rusia podría ser una de las tablas de salvación de Roma, plantea ABC.

De hecho, antes del encuentro se aseguró que Conte había llegado a Moscú para plantearle a Putin la compra de bonos italianos con el fin de detener su caída, tema del que finalmente no hablaron, según sostuvieron en la rueda de prensa posterior.

Sin embargo, el primer ministro italiano se reunió más tarde con su homólogo ruso, Dmitri Medvédev, con quien aparentemente sí hablaron de la deuda italiana. Y aunque no hubo una decisión concreta, expertos rusos estiman que Moscú ha adoptado una posición de observación a la espera de ver qué sucede entre Italia y la UE, y hasta dónde está dispuesta a llegar Roma.

En Moscú, por supuesto, ven con buenos ojos una potencial colaboración con Roma. Así lo expresó al diario ABC Elena Máslova, profesora de la cátedra de Procesos de Integración Económica del Instituto de Relaciones Exteriores de Moscú (MGIMO), quien afirmó que "ya desde los tiempos de la Unión Soviética, Italia nunca temió trabajar con Rusia. Hay intereses económicos mutuos muy relevantes". La especialista fue incluso más allá: "Italia necesita nuestros carburantes y nosotros su alta tecnología y sus artículos de consumo", aseguró. Pero ante todo, en sus comentarios ─y probablemente en consonancia con el Kremlin─ reina la mesura y la racionalidad: "[Italia] está condicionada a causa de su pertenencia a la UE y a la zona euro", concluyó.

Por su parte, Giuseppe Conte, quizás imaginándose hipotéticos escenarios en los que podría necesitar del gigante euroasiático, lanzó un guiño que sonó como música para los oídos de Putin. En la cumbre bilateral, el primer ministro abogó por el levantamiento de las sanciones impuestas por la Unión Europea a Rusia tras la anexión de Crimea, en sintonía con lo que días atrás había señalado el viceprimer ministro y ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, cuando aseguró que su país se opondrá a que sean prolongadas las sanciones contra Rusia después de enero.

No obstante, cabe remarcar que el coqueteo con Rusia es una situación que suele producirse cada vez que algún país de la Unión Europea entra en crisis con el bloque. Ya lo vivió Atenas, cuando en plena crisis financiera se agitaba el fantasma del 'Grexit'. En aquella oportunidad, Rusia advirtió que si las conversaciones fracasaban con la UE, no dejaría caer al país heleno. Claro que finalmente la UE se ocupó del asunto.

Pero más allá de cualquier deseo soberanista del Gobierno italiano, hay otro factor que Giuseppe Conte y sus aliados deberán tener bien presente en todo momento. Las encuestas arrojan que los italianos no quieren renunciar al euro, un hecho que podría llevar a la moderación de sus pretensiones.

En ese escenario, lo más probable es que Bruselas y Roma se sienten a dialogar seriamente con el fin de evitar una crisis exportable, y que el Gobierno italiano termine llevándose aunque sea una tajada presupuestaria.

Si luego Roma es capaz o no de capear el temporal interno, esa es otra historia.

ahora

Un año de búsqueda

  • special-author-c3:item no encontrado
Ocean Infinity difundió el video del hallazgo
  • list-audio-detail-related:lista con un numero insuficiente de elementos

Difunden el video del momento en que hallaron el submarino

La empresa Ocean Infinity publicó imágenes del instante en que los especialistas a bordo del buque Seabed Constructor encuentran el ARA San Juan. Entrá y mirá la grabación.

Copa Argentina

  • special-author-c3:item no encontrado

Juegan desde las 17.10 en el estadio Mario Alberto Kempes. Los rosarinos vienen de eliminar a su clásico rival. "El Gasolero" quiere dar el batacazo. 

Copa Argentina
  • list-audio-detail-related:lista con un numero insuficiente de elementos