• item no encontrado
  • item no encontrado
  • item no encontrado
  • item no encontrado
  • item no encontrado
  • item no encontrado
Rusia 2018Rusia 2018

Rusia 2018

#Cadena3Mundial

¡Chi Chi Chi li li li!

El arquero de River, Franco Armani, volvió a Casilda, su ciudad natal, mientras espera quedar en la lista definitiva de los 23 que van a Rusia. Diego Borinsky compartió la jornada con él. Mirá.

Armani en Casilda
 

Chili.

En Casilda, al nuevo superhéroe de River, y esperemos que también de la Selección en Rusia, no lo conocen de otro modo. Ni Franco, ni Armani, ni Supermani. Si hasta parece haber venido al mundo con un apellido predestinado que le calza justo (apenas una vocal agregada) para ponerse la capa celeste y volar de palo a palo sin alas ni motor de avión.

Tomar un café con el futbolista del momento en el Restaurante Sarmiento, en la esquina de Boulevard Lisandro de la Torre y Sarmiento, con vista a las cuatro plazas principales de la ciudad, que en realidad es como una gran plaza dividida en cuatro, nos permite conocer un apodo aún desconocido para el gran mundo del fútbol. Y si hubo un Chila que vino de Paraguay para marcar una época en el fútbol argentino, ¿por qué no habría de imitarlo un Chili, si al fin de cuentas, otra vez, hay apenas una vocal de diferencia? Si hasta parece que el apodo de infancia también vino predestinado. “La verdad, ni idea de por qué me pusieron así, desde chico me dicen Chili en casa y quedó para siempre”, admite el protagonista.

Es martes al mediodía y Franco ha llegado por dos días a esta ciudad de 50 mil habitantes que conserva el espíritu pueblerino del andar cansino y el pedido respetuoso y en voz suave de sus habitantes. “Es la primera vez que salgo un poco a la calle, este año pude venir un par de veces, pero por poco tiempo y prefería quedarme en casa, con la familia y amigos”, se sincera, y los casildenses parecen haber tomado nota, porque la frecuencia de los chicos y chicas que se van acercando aumenta con el correr de los minutos. En los pueblos, la voz se corre rápido, pero tampoco se produce un pedido asfixiante, como ocurriría en Buenos Aires.

Chili aprovechó los dos días libres que le dio Marcelo Gallardo, como al resto del plantel tras finalizar su actuación en la Superliga y cuando queda apenas un compromiso por la Libertadores la semana entrante, para darse estos gustos de almorzar en un café en la calle, frente a la plaza. A la tarde, además, se inaugurará la biblioteca futbolera que lleva su nombre en la escuela N° 486 Manuel Dorrego, que es la escuela primaria en la que estudió.

Esta iniciativa, liderada por el escritor y documentalista Ignacio Irigoyen, se apoya en dos pilares fundamentales: fomentar la lectura en los más chicos a partir de los libros de fútbol y recuperar el vínculo del ciudadano ilustre con su comunidad, con sus orígenes, con su esencia.

El futbolista dona la biblioteca (100 libros de deporte y 100 de literatura infantil) y se presenta ante los alumnos. La de Armani fue la Biblioteca Futbolera N° 42 y, como era de prever, la paz habitual del establecimiento se vio revoluciona por la presencia de Armani. Más de 400 alumnos le escribieron mensajes (“Volvé con la Copa y con Messi” era uno), muchos con las mejillas pintadas de celeste y blanco, unas cuantas camisetas y buzos de River por debajo de los guardapolvos, la presencia del intendente de la ciudad, también de las maestras de Franco y la familia del arquero, se confabularon para armar una jornada invadida por la emoción y la nostalgia.

Hablaron la directora del colegio, el intendente, Franco, Irigoyen, luego los alumnos presentaron un par de coreografías, más tarde proyectaron un video, luego una selección de una docena de chicos pasaron a hacerle preguntas al arquero y por último el mensaje del protagonista, antes de que se produjera el desbande total y miles de puntitos blancos chocaran frenéticos, como hormigas, para obtener el preciado tesoro de la firma.

“Estudien, estudien, lean mucho y no dejen de estudiar”, llegó a despedirse el arquero. Un ratito antes, cuando uno de los alumnos le preguntó qué hacía en los recreos, el gigante que en un par de ocasiones estuvo por quebrarse, como ya lo hizo declarando post partido para la TV, sonrió. “¡Y, qué íbamos a hacer! Jugar a la pelota, ¿qué otra cosa si no? Armábamos la pelota con bollos de papel, le poníamos cinta, y ese que está ahí, entre las dos columnas, era el arco”, respondió Chili y señaló hacia su izquierda. Allí están, lógicamente, las columnas y el arco que fue testigo de sus primeros revolcones. “Hoy te queda muy chiquito”, le comenté, ya cuando caía la tarde. “Pero antes era enorme”, contratacó.

Tras el acto formal que se extendió por unos 40 minutos, Chili pasó por cada uno de los 11 cursos a sacarse la foto grupal con los chicos, mientras su mujer, la bellísima y exuberante modelo colombiana Daniela Rendón (Armani es N° 1 en todo), su mamá, su hermano mayor y un par de familiares más lo esperaban en dirección. Los padres de Franco se separaron cuando él era muy chico, el padre se fue a vivir a Junín y se ven poco. “Yo soy fanática de River -arranca Analía, la madre, con una sonrisa que no le entra en la cara-, después mi hijo Leandro de chico era de Boca y Franco se hizo de River, como yo, así que no lo puedo creer, te juro que no lo puedo creer, estoy viviendo un sueño”. Luego nos enteraremos que la familia completa viajó a Mendoza para la Supercopa con Boca y que, tras el 2-0, mamá Analía le pidió a su hijito del medio, el arquero, si le podía pedir a su compañero Ponzio acercarse para sacarse una foto con él. Sí: la madre le pidió eso al hijo.

Y al hijo no le quedó otra que obedecer. “Tengo la foto con Ponzio, con Gallardo, con unos cuantos”, concluye Analía que, como todos los hinchas de River, debe estar más que satisfecha con las actuaciones del hombre que cuida el arco. “Yo era de Boca, pero pasó, hoy soy de Central Córdoba”, asegura Leandro, delantero muy valorado en la zona, que ya había amargado a Boca antes de que lo hiciera su hermano, con la camiseta de Newell’s, al meter un gol para abrir la cuenta en la Bombonera en 2009. Al hermano tres años mayor hay que darle mucho mérito en este presente de Franco. “Nos poníamos a patear en el fondo de casa, en el garaje, y la verdad que yo le pegaba bastante fuerte a la pelota, así que entre vidrios rotos, pelotazos en la cara y algunas lágrimas de Franco, se terminó de forjar el arquero”, sonríe, orgulloso el Beto, tal como lo conocen, y que aún mantiene el vicio de someter a arqueros en la liga casildense.

Después de cumplir con las fotos en cada aula, Franco tuvo tiempo también para darles un par de notas individuales a medios locales y, cuando ya de noche, se aprestaba a salir, unas 30 personas lo esperaban detrás del portón. Aunque ya tenía los tendones de la mano derecha gastados de tanto firmar, se prestó con generosidad hasta satisfacer el último requisito. Lo acompañamos hasta la casa familiar, que queda detrás del colegio, y en esas dos cuadras que hicimos en 20 minutos, se siguieron acercando vecinos con chicos para que los alzara a upa y se sacaran las fotos, también otros que pasaban con su moto, le decían “Chili” y el hombre se detenía para comentar algún episodio del pasado, esas cosas que se dan tan seguido en los pueblos cuando el hijo pródigo anda de visita pateando la calle, como hace mucho no sucedía. No le escuché un “no” en toda la tarde a Chili.

Es curioso, pero detrás de ese hombre que parece hecho de acero, de ese gigante que asusta a los delanteros con su sola presencia y se les tira encima antes de que intenten vulnerarlo (el mundo del revés: el arquero acosando al delantero), detrás de ese Supermani de capa celeste que vuela de palo a palo impulsado por unos resortes similares a los que tenía el Pato Fillol en sus piernas, detrás de todo eso hay un tipo de pueblo, sencillo, generoso y de lágrima fácil que no ha perdido su esencia. Damos fe.

ahora

Debate en el Senado

  • special-author-c3:item no encontrado
Miguel Angel Pichetto
  • list-audio-detail-related:lista con un numero insuficiente de elementos

Pichetto dijo que firmarán el proyecto para frenar las subas

El jefe del interbloque Argentina Federal ratificó la decisión de avanzar con la ley para suspender aumentos de las tarifas en los sevicios públicos y retrotraer montos a noviembre de 2017.

Adrián Simioni

Adrián Simioni

Un fallo que habilitó el viva la pepa en las facturas del gas es tentador: dan ganas de interpretarlo como prueba de la inviabilidad social del país, con un Estado lleno de profesionales del enredo.

Tarifa de gas
  • list-audio-detail-related:lista con un numero insuficiente de elementos

Impacto del dólar

  • special-author-c3:item no encontrado

La gobernadora de Buenos Aires se refirió a los productos no afectados por el costo de la moneda estadounidense. "Tenemos que trabajar en la inflación para evitar mayor pobreza", señaló.

María Eugenia Vidal
  • list-audio-detail-related:lista con un numero insuficiente de elementos