• item no encontrado
  • item no encontrado
  • En vivo

Opinión

Opinión

Ucrania y el cómico bolsonarista que lidera las encuestas

El sorpresivo candidato a presidente surgió de una serie televisiva, nunca ocupó un cargo político, no habla ucraniano, y admira a Bolsonaro y Macron.

Marcos Calligaris

La opinión de

¿Qué sucedería en EE.UU. si Kevin Spacey, el actor que encarnó al maquiavélico presidente Frank Underwood en 'House of Cards', decidiera presentarse a las elecciones y de repente liderara las encuestas? (Probablemente nada, a juzgar por la cinematográfica irrupción de Donald Trump).

Bueno. Eso es exactamente lo que ocurre por estos días en Ucrania, donde la línea entre ficción y realidad se difumina, y el joven actor Volodymyr Zelensky encabeza los sondeos sobre las elecciones presidenciales que se desarrollarán el 31 de marzo.

'Siervo del Pueblo'

Zelensky es un comediante de 41 años que cuenta con una no muy extensa trayectoria actoral, pero que desde hace un tiempo protagoniza un verdadero 'hit' televisivo: la serie 'Siervo del Pueblo' (Слуга народу, en ucraniano).

En esa especie de 'House of Cards' eslava, el actor encarna a Vasily Goloborodko, un honesto profesor que llega inesperadamente a la presidencia, desde donde se enfrenta con valentía a los grandes oligarcas del país.

Envalentonado por el aliento de un público que pide a gritos un líder fresco, honesto y valiente como el de la serie, Zelensky vio luz y entró en carrera: el 31 de diciembre anunció por las redes su candidatura a la presidencia. Ya en campaña, publicó un video fiel a su estilo: parodiando el funeral del actual mandatario, Petró Poroshenko, en el que frente a su ataúd le reprocha con sorna la pesada herencia que legó. ¿Hablaba el ficcional líder Goloborodko o el Zelensky de carne y hueso? A esas alturas, hasta los más fieles seguidores de la serie entraron en dudas, pero la cosa empezó a ponerse seria, al punto que partidarios de Poroshenko lo tildaron de "payaso" y lo acusaron de devaluar la presidencia.

Ladraban, Sancho.

En poco menos de dos meses, el inesperado candidato se había encaramado al tope de las encuestas con su flamante partido: 'Siervo del Pueblo'.

Según un sondeo realizado en febrero por el Razumkov Center de Ucrania, Volodymyr Zelensky ―que también es abogado, aunque nunca ejerció― lidera la carrera presidencial con un 17,7 %, por encima del actual mandatario, el empresario de las golosinas Petró Poroshenko, con un 13,1 %, y de Yulia Tymoshenko, ex primera ministra en dos ocasiones, con un 11,5 %.

Ahora que quedó claro que Zelensky pretende gobernar ese país de 42 millones de habitantes, sus flamantes detractores señalan que a diferencia de Goloborodko, que desde la ficción lucha contra los oligarcas, Zelensky cuenta con el apoyo de quien es quizás el más importante de los oligarcas ucranianos, Igor Kolomoisky, quien está acusado de haber defraudado al banco más grande del país en miles de millones de dólares. Por supuesto, Zelensky niega el vínculo.

Un 'outsider' inspirado en Bolsonaro y Macron

Ser literalmente un personaje de película no es la única particularidad que rodea la candidatura de este comediante, nacido el 25 de enero de 1978 en la ciudad de Kryvyi Rih, a 351 km de Kiev, en la entonces Unión Soviética.

En un país donde durante la última década se ha exacerbado el nacionalismo, así como el rechazo al otrora aliado Rusia ―que incluye el derrocamiento del presidente prorruso Víktor Yanukóvich en 2013―, Zelensky no habla ucraniano, aunque asegura que lo está aprendiendo.

Su idioma natal es el ruso, y todas publicaciones o entrevistas que realiza son en la lengua de Pushkin, lo que genera cierta resistencia entre los nacionalistas más recalcitrantes.

Y mientras el 31 de marzo se aproxima, Zelensky empezó a dar algunas pistas de dónde se encuentra parado en el espectro político. Se describe repetidamente como "muy liberal", y destaca a líderes de reciente irrupción en la escena mundial como Jair Bolsonaro y Emmanuel Macron, a quienes define como "dos actores nuevos y audaces en la política".

Del brasileño confiesa que fue su inspiración, y elogia su política declarada de contratar expertos para su Gobierno. "Es una decisión correcta la de llevar a todo tipo de gerentes profesionales, incluso de Estados Unidos, al poder. Da esperanzas a la gente", señaló.

Respecto a Macron, quien durante la campaña rumbo al Elíseo se definió como un "liberal en lo económico y de izquierda en lo social", Volodymyr Zelensky asegura que comparten una "forma de pensar común".

Ronald Reagan lo hizo, pero...

De llegar a la presidencia, no sería el primer caso de un actor que toma las riendas de un país.

Ronald Reagan participó en 54 películas durante sus casi 30 años como actor antes de convertirse en el 40.º presidente de los Estados Unidos entre 1981 y 1989.

Pero el republicano ya había tenido una extensa participación política, ocupando entre otros cargos el de gobernador de California o presidente del Screen Actors Guild (Sindicato de Actores de Pantalla).

Otro caso más reciente es el Jimmy Morales, actual presidente de Guatemala, quien también es actor, y cuenta con una extensa carrera. Pero Morales siempre mostró inclinación política, ya en 2011 participó como candidato a alcalde en el municipio de Mixco, y en 2013 fue elegido secretario general del partido Frente de Convergencia Nacional, con el cual gobierna actualmente.

No es el caso de Volodymyr Zelensky, quien nunca ocupó ningún tipo de cargo y más temprano que tarde deberá transformar su popularidad en una base política más amplia para llegar al poder y perdurar.

La relación con Putin, Trump y un final abierto

Zelensky apunta a los electores que están contra el sistema, siguiendo el modelo de los populistas que han aparecido recientemente en otros países, a la vez que pretende atraer a los ucranianos desilusionados tras cinco años de la segunda revolución proeuropea del país en una década, un movimiento que no logró erradicar la corrupción. Con ese objetivo, prometió contratar como asesores a los exministros de Poroshenko partidarios de reformas, que abandonaron el Gabinete por la frustración ante la falta de avances.

También tendrá que lidiar con un problema no menor: las tensiones con Rusia, que se anexionó Crimea en 2014. En ese sentido, el comediante prometió zanjar el problema directamente hablando con Vladímir Putin, al considerar que los líderes de las regiones de Donetsk y Lugansk ―declaradas Estados independientes de Ucrania― son marionetas del Kremlin.

Consultado sobre Trump, y fiel a su estilo, señaló que se imagina entendiéndose en buenos términos con el estadounidense. "Después de todo, pertenecemos los dos a la misma industria", bromeó.

Dado que ningún candidato supera de momento el 20 % de intención de votos en las encuestas, salvo un cisne negro, nadie obtendrá más del 50 % necesario para vencer en primera vuelta.

Es por eso que las miradas ya están puestas en el balotaje del 21 de abril, fecha en que ningún analista se anima a arriesgar un resultado, pero el 'siervo del pueblo' sabe que cuenta con una oportunidad histórica.

ahora

Seguridad Nacional

  • special-author-c3:item no encontrado
ctv-lxy-detuvieron-a-dos-iranes
  • list-audio-detail-related:lista con un numero insuficiente de elementos

Iraníes: Embajador israelí no descarta vínculos terroristas

"Es mucha coincidencia que se alojaran cerca de la Embajada", dijo Ilan Sztulman. A las 14.50 se hará el acto en homenaje a las víctimas del atentado ocurrido en 1992.