• item no encontrado
  • item no encontrado
  • item no encontrado
  • item no encontrado
  • item no encontrado
  • item no encontrado
  • item no encontrado
menu

Miguel Clariá Fútbol en la Biblioteca

  • item no encontrado
Fútbol en la biblioteca

Camus y Sábato, a un toque

Racing del 48
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos
  • item no encontrado

“Son muy pocos los hinchas del fútbol argentino que pueden decir, con orgullo, que un Premio Nobel de Literatura moría por los colores de uno. Los de Racing podemos darnos ese lujo: Albert Camus era nuestro”.

Así comienza un texto anónimo del diario Clarín de 2001, tiempos del Racing “paso a paso” de Mostaza Merlo, de un periodista deportivo que ocultó su nombre pero no su militancia académica.

Y la referencia es probadamente cierta. El autor de El Extranjero, premio Nobel de  1957, rescataba su pasión por el fútbol  y por la casaca del RUA, de la universidad de Argelia, donde había nacido de padres franceses.

Camus fue arquero de un equipo al que idealizó al estilo de los textos de nuestro inolvidable Negro Fontanarrosa. La camiseta de su primera pasión fue a bastones celestes y blancos, colores que siguió después en el Racing de París y, a mediados del siglo pasado, invitado por Victoria Ocampo a la Argentina, en la Academia de Avellaneda, aquella inolvidable formación que cualquier chico que juntara figuritas, aunque fuera fana de Boca como quien escribe, recitaba de memoria: Salvini, Méndez, Bravo, Simes y Sued.

A no sorprenderse, los vínculos entre escritores y el fútbol son más intensos y más frecuentes de lo que se supone. Veinte años atrás tuve el privilegio de acompañar a Ernesto Sábato hasta Mina Clavero, donde compartimos un diálogo con público. Justamente en ocasión de aquella histórica visita al país, Albert Camus conoció y aplaudió la primera novela de Sábato, El Túnel. En medio de la fascinación que producía escucharlo, el autor de Sobre Héroes y Tumbas indagó sobre mi origen como periodista deportivo. Y la sorpresa (al menos para mi): Sábato se declaró futbolero y pincharrata, se recordó un discreto jugador aficionado y lamentó haber abandonado el hábito de acudir al estadio en La Plata donde seguía, memorizó, al equipo de Nolo Ferreira, Guaita y Scopelli.

  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos
  • item no encontrado
  • item no encontrado