• item no encontrado
  • item no encontrado
  • En vivo
Juntos

Juntos

con Mario Pereyra

De lunes a viernes de 08:00 a 13:00
La Mesa de Café

Ex combatiente viajará para devolver el casco de un inglés

Diego Arreseigor fue prisionero del ejército británico al finalizar la guerra. Guardaba el objeto como un trofeo de guerra hasta que conoció la historia de su propietario.

(Foto: Infobae)
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

Diego Arreseigor, ex teniente en Malvinas y coronel retirado, tenía 23 años al finalizar la guerra. Desde entonces guardó como trofeo el casco de un soldado inglés que tomó de un puesto de asistencia a los heridos británicos.

Arreseigor, junto a otros 30 oficiales, quedó prisionero un mes en las islas al concluir la batalla. "Los ingleses nos necesitaban porque sabíamos donde estaban las minas y qué trampas podían tener", recordó en Cadena 3 el ex combatiente, quien fue requerido para entregar los informes de los campos minados.

"Eran nuestros enemigos hasta días atrás, en el fondo uno seguía sintiendo eso mismo y quedaba prisionero de ellos y perdía la voluntad de decisión", contó, y reconoció que "el trato fue bastante correcto".

Arreseigor también manifestó que en los días posteriores "los ingleses dejaron nuestros muertos tirados en el campo de batalla, recogieron a los suyos y durante mucho tiempo estuvieron los nuestros tirados".

"En el único camino del pueblo que tenía pavimento hubo un argentino que cayó muerto frente a la casa del gobernador y estuvo tirado dos o tres días. Los ingleses lo corrieron pero nunca buscaron sepultarlo", lamentó.

En medio de ese escenario, Diego Arreseigor tomó el casco del inglés que estaba en un puesto de atención sanitario.

"Creo que en realidad fue el dolor de la derrota y ese idealismo que uno tiene a los 23 años. De pronto me encontré frente a la posición del regimiento donde había equipos militares británicos que mostraban las bajas que habían tenido, manoteé el caso y lo metí en la campera", relató.

Para mí siempre fue como un trofeo de guerra y en algún momento me puse a buscar la historia de este hombre porque en el interior del casco escribió su inicial y su apellido A. Shaw.

En ese momento bisagra y gracias a internet, Diego encontró que el dueño del casco era Alexander Shaw y que tenía un hijo llamado Craig que tenía tres meses cuando su padre murió, por lo que no lo alcanzó a conocer. "Ahí me di cuenta de que el casco tenía que ser de él, de su hermana, de ese hijo que nunca vio a su padre", reflexionó.

En un video exclusivo de Infobae, Diego habló por primera vez con Susan, la hermana del soldado británico y le prometió llevarle el objeto que durante mucho tiempo guardó  como un botín de guerra.

"La sentí tan cercana en el dolor de la tragedia de la guerra que al cortar la comunicación dije 'quiero verla y consolar su dolor de alguna manera, superar ese odio que alguna vez nos tuvimos ingleses y argentinos", señaló.

"Yo reinvindico el reclamo de soberanía y las islas son nuestras, pero los seres humanos somos otra cosa", aclaró y reveló que sobre todo, su deseo ahora es ir a poner flores en la tumba de ese hombre.

"Tengo la necesidad de desprenderme de las cosas que me traje de él y que queden allá que es donde deben estar", concluyó.

Entrevista de Miguel Clariá.

  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

ahora

Seguridad Nacional

  • special-author-c3:item no encontrado
ctv-lxy-detuvieron-a-dos-iranes
  • list-audio-detail-related:lista con un numero insuficiente de elementos

Iraníes: Embajador israelí no descarta vínculos terroristas

"Es mucha coincidencia que se alojaran cerca de la Embajada", dijo Ilan Sztulman. A las 14.50 se hará el acto en homenaje a las víctimas del atentado ocurrido en 1992.