• item no encontrado
  • item no encontrado
  • item no encontrado
Copa América 2019Copa América 2019

Copa América 2019

Copa América

Brasil, el candidato obligado

Aunque el pentacampeón del mundo apenas se ubica tercero en el podio histórico, esta vez la selección de Tite, de la mano de Neymar y con Arthur como socio, buscará reverdecer viejos laureles.

 
  • item no encontrado

Brasil es pentacampeón del Mundo, pero tiene una relación, cuanto menos, particular con la Copa América; sus ocho títulos lo ubican en el tercer escalón del podio histórico, lejos de los 15 de Uruguay y los 14 de Argentina. En la época de los viejos Sudamericanos, se solía decir que al trofeo lo ganaban los argentinos o los uruguayos según quién le pegara más a los brasileños.

Es tan raro lo de Brasil en la Copa América que su jugador más emblemático en esta competencia no es Pelé (que nunca la ganó; al igual que Maradona), sino Zizinho, máximo goleador del torneo junto al argentino “Tucho” Méndez. Tomás Soares da Silva, más conocido como Zizinho, disputó seis veces el trofeo pero solo pudo alzarlo en 1949, una consagración que le permitió a los brasileños cortar una sequía de 27 años sin títulos oficiales.

La importancia del legado de Zizinho se multiplicó por cada una de las cuatro décadas que Brasil estuvo sin ganar la Copa entre 1949 y 1989. Hoy, 70 años después, el homenaje tiene forma de mascota y se llama Zizito, un carpincho simpático y futbolero que rinde tributo a quién fuera ídolo de un tal Edson Arantes do Nascimento, cuando todavía no era Pelé.

El seleccionado que dirige Tite no necesita de las estadísticas para ser uno de los grandes favoritos, pero hay un detalle que si no lo ayuda, lo obliga: Brasil ganó las cuatro ediciones de la Copa América que organizó, la última fue en 1989 con Bebeto como gran figura y goleador del certamen, acompañado por Romario, Taffarel, Branco, Alemao, Renato Gaúcho y Silas entre otros.

Brasil ha sido el gran dominador de la era moderna de la Copa América ganando cuatro de las últimas ocho ediciones. Todo empezó con la brillante camada del 97 que tenía a Ronaldo, Romário y Roberto Carlos como banderas, siguió en el 99 donde se destacaron Rivaldo, Ronaldinho y Cafú. Descansaron en el 2001 y volvieron a meter doblete en 2004 y 2007 ya con Adriano, Maicon, Júlio César, Robinho, Juan y Júlio Baptista. Curiosamente, las cuatro conquistas fueron con técnicos distintos: Zagallo, Luxemburgo, Parreira y Dunga.

Pocos hinchas en el mundo son tan cabuleros como los brasileños, el nivel de locura los llevó a dejar de usar el color de su camiseta original, el blanco, porque quedó asociado con la frustración del Maracanzo en 1950. Por eso llamó la atención que los dirigentes decidieran revivir la histórica remera blanca con vivos azules; claro que tomaron la precaución de asociarla con el Sudamericano de 1919, primer título oficial en la historia de la selección.

Las últimas actuaciones brasileñas en los grandes torneos estuvieron más cerca de las decepciones que de las alegrías, el único brillo lo aportó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río, pero no alcanzó para disimular la frustración del 1-7 con Alemania o la eliminación en la primera fase de la Copa del Centenario en Estados Unidos.

Curiosamente, el Brasil supremo de los Mundiales sufrió cada vez que le tocó jugar uno en casa, pero en la Copa América la historia es diferente y de la mano de Neymar, con Arthur como socio, la selección que conduce Tite buscará reverdecer viejos laureles. El camino empieza contra Bolivia, el 14 de junio en el partido inaugural, en el Morumbí, luego Venezuela en Salvador y por último Perú, en el Arena de Corinthians. Después, si hay después, se verá hasta donde es capaz de llegar el gran candidato. El candidato obligado.

  • item no encontrado

ahora