29.abr.2017

Sociedad

Cuestionan el accionar de la escuela de Colonia Caroya

02/04/2017 | 06:30 | La secretaria de Educación de Córdoba, Delia Provinciali, dijo a Cadena 3 que “la escuela debió anticiparse” a los disturbios de alumnos del último año, que acudieron alcoholizados tras un festejo.

Los estudiantes habían participado la noche anterior de la "teñida colectiva".

"Hay algo del lugar de la escuela que no se cumplió", dijo Provinciali.

La secretaria de Educación de Córdoba, Delia Provinciali, opinó que “la escuela debió anticiparse” a la situación ocurrida en el colegio Presbítero José Bonoris, de Colonia Caroya, cuando alumnos del último año provocaron disturbios en la puerta de la institución.

Los estudiantes habían participado la noche anterior de la tradicional "teñida colectiva", fiesta donde se tiñen el cabello con colores llamativos y no duermen tomando alcohol hasta la mañana siguiente para ir al colegio.

La directora de la institución envió una nota a los padres excusando a los jóvenes para que no se les compute las faltas ya que "se presume que la noche anterior, debido a juntarse para la teñida, no habrán dormido y en el peor de los casos habrán consumido alcohol y otra sustancia nociva".

“La carta que fue enviada a los padres nunca pudo haber sido una propuesta desde la propia escuela, uno debe anticiparse a situaciones como ésta”, sostuvo Provinciali en diálogo con Cadena 3.

Asimismo, indicó que ayer fue convocado el equipo directivo de la institución a la Dirección General de Educación Secundaria, para generar un espacio de reflexión.

“Todos nos hemos sorprendido con un comunicado que enunció la escuela, y me parece que hay algo del lugar de la escuela que no se cumplió; algo se dejó de hacer para anticiparse, si uno conoce situaciones de este tipo hay que generar acuerdos previos, que también implica ayudar a los estudiantes a repensar este modo de festejo”, analizó.

Sobre el festejo de los alumnos de sexto año, criticó: “Esto no es tradición, son algunos signos que hoy caracterizan a los modos en que los jóvenes resuelven el cierre de una etapa, pero también me preocupa qué pasa con los adultos que rodean la vida de los chicos, los padres en primer lugar porque esto acontece en casa de familia”.

“La escuela debió anticiparse a esta situación y no naturalizar lo que significan ciertas costumbres que ponen en riesgo a los chicos y el vínculo con la escuela”, indicó la funcionaria.

Comentó, además, que lo que se propone ahora es “un trabajo para que al interior de la escuela se dé una reflexión, van a acompañar nuestro equipos técnicos de convivencia escolar”.

En cuanto a las sanciones posibles sanciones a los estudiantes, Provinciali señaló que lo determinarán las autoridades del colegio.

Informe de Federico Albarenque.

Comentá

comentarios

Lo más visto

Ahora